En el Sáhara hay varios cuentos que se emiten por tradición oral y que charlan del erizo, «esos seres pequeños mas tenaces y también capaces, capaces de vencer al león y de subsistir en las áridas arenas del desierto, aguardando a que se lleve a cabo situación su deseo de recuperar la tierra y la independencia». Dicen que es bien difícil comprenderlo si jamás se ha viajado a los campamentos ni se ha mirado a los ojos a las gentes que los habitan. Esas miradas guardan la misma tenacidad y exactamente el mismo anhelo que el erizo, «es la determinación de un pueblo que conseguirá vivir en paz en la tierra que les ha sido arrebatada». De ahí el nombre del documental, una acción más para seguir reclamando justicia desde la distancia.

La Federación de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura (Fedesaex) presentó ayer Erizos del desierto, una producción audiovisual realizada junto con la delegación saharaui en la comunidad dentro del programa Vacaciones en Paz (el que deja que familias de la región acojan cada verano a niños de los campamentos). El documental está financiado por la Agencia Extremeña de Cooperación En todo el mundo al Avance de la Junta (Aexcid), la Diputación de Cáceres y la de Badajoz.

El Centro Civil Fernández Acedo de Don Benito y el Ateneo de Badajoz proyectaron ayer este trabajo, que vino acompañado de un enfrentamiento-coloquio con los propios personajes principales, saharauis residentes en la región.

El sábado próximo la cita se va a repetir en Villafranca de los Barros. Además de esto, el documental también se puede observar grauitamente en el canal de Youtube.

Los distintos contextos

La meta es, básicamente, arrimar «la realidad y la historia». «Es un viaje lleno de vivencias que dan voz a las personas que lideran y apoyan la lucha no violenta y la lucha por la liberación de un territorio ocupado», explican los propios promotores.

Asimismo, apuntan que este proyecto audiovisual busca argumentar los diferentes contextos donde vive la población saharaui: los Territorios Ocupados (por Marruecos), los Territorios Liberados (por el Frente Polisario) con el Muro de la Vergüenza; los campamentos de refugiados de Tinduf (en Argelia) y la diáspora (los que tuvieron que salir del desierto).

Desde Fedesaex manifiestan que esta actividad se pone en marcha «como respuesta a la ruptura del prominente el fuego por la parte del Reino de Marruecos en la franja del Guerguerat, el pasado 13 de noviembre, donde participantes de la manifestación pacíficos saharauis fueron atacados por el ejército marroquí y ante la situación de vulneración de derechos humanos que padece la población saharaui ya hace 45 años, cuando el Sáhara Occidental fue ocupado ilegalmente por Marruecos». «La escalada de crueldad vivida y la inestabilidad actualmente -prosiguen- hacen imprescindible poner en marcha acciones que reclamen una solución justa y definitiva».

Intensa relación

La relación de Extremadura con el pueblo saharaui es muy cercana. Cientos de menores llegan cada verano a la comunidad para convivir con familias de aquí con las que se crean importantes vínculos.

Casi todos repiten año tras año y cuando sobrepasan la edad para acogerse al programa Vacaciones en Paz, varios se quedan a vivir permanentemente con sus progenitores de acogida, en los que han encontrado un segundo hogar.






Fuente