Unas 160.000 familias van a cobrar este mes de diciembre el subvención del ingreso mínimo vital. En los seis primeros meses de vigencia de la nueva renta mínima, el Ministerio de Inclusión y Seguridad ha reconocido y abonado el 16% del millón de peticiones gestionadas. La puesta en marcha y la adaptación de las áreas de trabajo públicas para ofrecer gestión al ingreso mínimo prosigue su curso y en el último mes del año se abonaron el 17% más de subsidios que en el mes de octubre, últimos datos actualizados. De esta forma lo ha hecho público este miércoles el departamento dirigido por José Luís Escrivá, que se marcó como propósito alcanzar una cobertura de 850.000 familias una vez la renta mínima esté totalmente desplegada.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) prosigue sufriendo el cuello de botella que lastró a lo largo de los primeros meses el arranque de la novedosa renta mínima estatal. El Ministerio de Inclusión asegura que ahora está en vías de gestionar el 80% de las solicitudes recibidas, pero de estas en el mes de diciembre solo cobrarán 160.000 familias. Lo que favorecerá directamente, según las estimaciones del Ejecutivo, a unas 460.000 personas; la mitad menores. Para costear este subvención público el erario destinará en el mes de diciembre un presupuesto de 110 millones de euros. Y, sumadas todas las nóminas desde su puesta en marcha hace seis meses, la Seguridad Popular ha destinado 518 millones de euros.

El ritmo de tramitación acusa el recorte de personal que arrastra la Seguridad Social, de la misma manera que otros organismos públicos, desde hace una década, gracias a los recortes de la previo crisis. Asimismo el alto volumen de peticiones recibido, pues, según recalca la Seguridad Popular en su nota, las 800.000 solicitudes en trámite duplican el número de pensiones contributivas que recibe anualmente la Tesorería. En el mes de octubre el ministro Escrivá introdujo una reforma en el ingreso y la gestión de este nuevo subvención para facilitar los trámites y intentar desatascar ese cuello de botella.






Fuente