El Covid-19, dejará la economía española tiritando, más allá de que la pronta llegada de la vacuna provoca que los más optimistas empiecen a hablar ya de restauración. Opiniones las hay de todas las clases. El FMI, espera que las ayudas europeas ayuden a que en 2021 la economía de españa crezca un 7,2%, mientras la OCDE presagia una caída de casi el 12% en 2020 y una restauración del 5% en 2021. En ese caso, según la misma fuente, en 2022, nuestra economía medrará un 4% y no va a ser hasta 2023 en el momento en que se produzca la recuperación de la economía en España.

Las previsiones internas, tampoco son convenientes. El gobierno anuncia un descenso del PIB este año, del 11,2%, tras lo que se producirá una mejora del 7,2% en 2021, coincidente con las previsiones más optimistas del Banco de España.

Sin importar la incertidumbre y de la crisis donde nos encontramos inmersos, los expertos vuelven a apostar por la renta variable y la inversión en inmuebles, lo que a estas alturas se ve ya una tradición.

Tras un año de acusados descensos en el Ibex, Noviembre, con una subida de sobra del 25%, fué el mejor mes en la historia del índice. Más allá de ello, todo apunta a que el selectivo español va a cerrar el 2020 en negativo y con un accionar peor que sus homólogos europeos.

Las últimas subidas, han animado a los inversores, varios de los cuales han aprovechado para agarrar provecho. Pero asimismo han creado desconfianza entre esos que no ven viable que estas subidas, fruto del optimismo por la próxima llegada de las vacunas del Covid-19, se contengan en el tiempo y se temen que los beneficios de las vacunas sobre la economía ya hayan sido descontados por los mercados.

En este contexto, hay que buscar valores que tras el rally alcista del mes de noviembre, mantengan potencial de crecimiento. Para eso, busquemos compañias que pertenezcan a campos cíclicos, como el bancario, el turístico, el automovilístico o bien el inmobiliario. Va a haber que estar alerta a estos sectores, pues si bien es cierto que en el último mes han ascendido de manera brusca, asimismo lo es que no han recuperado sus valores anteriores a la pandemia y una mejora de la economía debería reflejarse en su cotización. Entre los valores más nombrados por los profesionales como favoritos, encontramos Meliá, Amadeus, IAG, Santander, Sabadell y asimismo Repsol. No nos olvidemos de proseguir de cerca a aquellas compañias que logren favorecerse de las ansiadas ayudas de europa, que serán aquellas que muestren proyectos que favorezcan la transición ecológica y digital. Entre estas logramos hallar empresas relacionadas con el mundo del automóvil, del área de la construcción y el energético, mientras que sepan explotar esta oportunidad de cambio.

La pandemia también ha tenido consecuencias en el mercado inmobiliario. En 2020 la demanda de vivienda se ha achicado y los últimos reportes señalan que en 2021 lo va a hacer aún más, de la misma manera que ocurrirá con la salida al mercado de vivienda novedosa.

La consecuencia instantánea de esta situación se espera que sea la reducción de los precios de la vivienda utilizada de entre un 5% y un 15% durante 2021. Parece que la vivienda novedosa, no se verá tan afectada, gracias a la disminución de su oferta.

Este contexto va a ser una oportunidad para esos que quieran invertir en vivienda, ya que la restauración de la economía, sosprechada por la mayoría de los para 2023, debería llevar socia la recuperación de los precios de los inmuebles. Entonces, 2021, con unos tipos de interés «por los suelos» será un año en el que invertir nuestro dinero en renta variable, en concreto en los valores cíclicos y en el que tener paciencia para buscar «chollos» en el mercado inmobiliario, donde seguro los habrá.

Entre el 10,5% y el 12,6%

Esta es la caída que el Banco de España prevé para la economía española para el último trimestre y el cuarto de este año. El organismo español ha empeorado sus previsiones económicas y ya desecha un «ámbito de recuperación temprana». En el conjunto del año en caso de materializarse la situación epidemiológica más desfavorable, al paso que empeora su pronóstico sobre el crecimiento de 2021, augurando un repunte de entre el 4,1% y el 7,3%.






Fuente