En los últimos meses, un joven ingeniero químico se ha convertido inesperadamente en uno de los cronistas más agrios de la actualidad. Lo hizo desde muros escondidos en callejones de Valencia con una mochila llena de aerosoles y una sugerencia inteligente. Los murales del grafitero J. Warx Vuelan en las redes sociales y llegan a los medios. Si bien admite que le gusta, también insiste en que lo primero que hay que hacer es «reír».

«No pinto nada sin humor. Lo paso mejor en la sátira», explica a EL PERIÓDICO.

Pero este veinteañero no oculta que es malo estar en el celular de todos. «Algunos se volvieron virales y descubrí cómo jugar en las redes. Me divertí y Soy adicto a esta retroalimentación y si no se vuelve viral, me pica. Quieres causar un impacto. Me enoja y soy adicto a algo que siempre he criticado ”, admite entre enojado, sorprendido y resignado.

No son solo las redes sociales, su trabajo trasciende porque es transversal. Tiene su propia entrada en Wikipedia e incluso llega al periódico.

DE SIMÓN AL REY …

El mural de Fernando Simón Durante una rueda de prensa, se atragantó con una almendra. Además de la portada de este periódico, apareció en casi todos los periódicos nacionales. El que tiene Rey emérito fue visto en los principales periódicos europeos, primero en su versión de «Corina Real» y luego ya prometedor desde Abu Dhabi ‘un bizum ‘ devuelve la pasta.

«Quiero seguir riendo y criticando mientras estoy en la calle. Me gusta que la piedra se raye con lo que pinto. Intento interactuar porque de lo contrario escribiría cartas ”, reflexiona. En el caso del mural de Juan Carlos I, el debate terminó con un miembro de la ultraderecha española en el 2000 destruyendo el mural con pinceladas.

«Cuando me dijeron, me dolió un poco porque era tan genial como era, pero así es la calle y es normal y luego pensé en el marketing. Parecía un anuncio del anfitrión». explica, divertido. Reír de nuevo.

“Me hace reír que me reiré para pintar. La gente me critica por lo que hago como si tuviera una gran fuerza detrás. No tengo cargos políticos detrás de mí, puedo burlarme de cualquier cosa. Fue muy divertido pintar al rey, Pablo Iglesias o Miguel Bosé. No puedo pintarlo ”, explica, como si fuera obvio.

SUCEDE A TRAVÉS DE IGLESIAS Y BOSÉ

Su último trabajo es este Pablo Iglesias Personaliza tu nuevo bollo y pídele a Pedro Sánchez «un minuto». Entre el emérito y el vicepresidente una burla de Bosé, caricaturizado como el Dr. Nick, el asesino de los Simpson por sus extrañas posiciones en COVID 19. Todos a su tiempo. «El momento es diferente, no puedes hacerlo si no se reproduce», explica.

El proceso creativo tiene un punto colectivo. Esta vez la risa es en grupo. “Hablo con los compañeros de ideas, de la risa, lo filtramos y sacamos las frases. Simón es mío, pero Dame 1 Minuto Pedro no lo es”, explica.

No le cuesta nada estar pegado al presente, y estos murales le han abierto una nueva ventana. «Me gusta saber qué está pasando y encontrar cosas de qué reír. Es mi día a día, lo estoy pasando bien y me estoy desanimando. Es un desafío porque también aprendo porque no tengo caras en mi vida hecho «, admite.

GRÁFICO CALLEJERO

Porque J. Warx viene de la calle, de los grafitis «más duros». “Empecé en 2008 y estaba muy serio hasta 2012. Muchas calles, muchas ilegales y me detengo ahí y decido caminar uno a uno”, explica. Hasta ahora siempre ha sido “cartas, dibujos y personajes de series”, y eso no lo ha abandonado. Preferiría no ver su rostro allí.

“Salgo a pintar cada dos días porque voy. Mil letras, mil nombres … Hago murales cada dos semanas ”, subraya. Y aunque esta nueva ventana le abre un nuevo camino, sabe de dónde viene. No solo las murallas de Valencia, sino también las de Madrid, Barcelona, ​​Amsterdam o Berlín puede confirmar esto.

“Sigo la corriente del graffiti y me muevo con esta idea. El graffiti es más revolución, más destrucción. Esa adrenalina no te da el arte del estiramiento. Ahora estoy entre los dos, pero no puedo dejar de comerciar ilegalmente. No quiero una plantilla, el graffiti es un spray a mano alzada. Haz lo que quieras con él, admítelo.

Se tomó un año libre para explorar plenamente sus posibilidades artísticas y obtener una maestría. Saca ahorros, algunos pedidos a ciegas y vende camisetas y cosas por el estilo para pagar sus próximos proyectos. Y ya está claro quiénes serán sus próximos protagonistas y dónde aparecerán. Primero en Madrid y luego en Barcelona.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí