La dirección del Colegio Virgen de Guadalupe, de Badajoz, y la Inspección de la Delegación Provincial de Educación han intervenido ante la comunicación el pasado día 9 «de un viable caso de acoso escolar» a un alumno del centro, un menor trans de 15 años, aplicando los protocolos de intervención previstos» para estos casos, nada más tener conocimiento del mismo, según han afirmado las dos instituciones.

La Consejería de Educación confirmó la intervención, como también la dirección del instituto, remitiéndose esta a lo manifestado por la Administración educativa, si bien no se especifica para parte de ninguna de ámbas cuánto se pudo sostener la situación hasta la primera intervención, ni en qué ha consistido.

Ha manifestado Educación que «ante cualquier caso de posible acoso escolar que se pueda generar en los centros, la respuesta de la Administración es inmediata». También que «en concreto, en este caso de acoso escolar notificado por el instituto Virgen de Guadalupe, de Badajoz, se ha actuado, como viene siendo habitual, aplicando desde el primer momento los protocolos de intervención establecidos».

Añadió que «desde el instante en que el instituto tuvo conocimiento el día pasado 9 de este viable caso de acoso escolar, la organizadora de Convivencia del centro y la Inspección están trabajando en la resolución del conflicto». Además que la mediación con los escolares implicados tuvo resultado positivos», y que «el centro y la Inspección informan puntualmente a las familias sobre las actuaciones educativas que se hacen».

Aparte, la consejería ha incidido en que «todas y cada una de las actuaciones en estos casos procuran siempre el confort de los menores y necesitan toda la discreción para proteger la privacidad del menor y salvaguardar sus derechos».

Desde la dirección del centro han declinado pronunciarse sobre el caso, para asegurar al menor, si bien, han señalado que «nos adherimos a eso que ha manifestado la consejería». Y que «el colegio lo que pretende es que todos los estudiantes estén y se sientan seguros»; que «en cualquier enfrentamiento que haya en el centro hay tolerancia cero con algún forma de acoso, insulto, humillación y abuso de cualquier tipo que pueda poner en riesgo la integridad y la dignidad de los muchachos que están aquí; eso sí se lo puedo asegurar, tolerancia cero». El colegio charló ayer además con los progenitores y el menor sigue haciendo sus estudios en el centro.

Cabe acordarse que ahora se intervino en un caso de acoso escolar hace un par de años en este instituto. Fue en abril de 2019, en el momento en que la Consejería de Educación decidió mudar a una pupila de 16 años de centro educativo, tras haber denunciado que sufría acoso escolar, aunque el informe elaborado por el centro comprobaba que no se habría producido. La consejería informó de que, pese a ello, y ante las demandas presentadas por la pupila, los reportes médicos y para garantizar que la menor pudiese proceder a clase con normalidad y terminar el curso, se la trasladó a otro colegio.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí