El intenso fragancia de gas que se desprendía en el edificio y en la calle alertó ayer a los vecinos del número 20 de la calle Gómez Becerra. Dieron la voz de alarma a la Policía Nacional que fue la encargada de avisar a los bomberos para que se personaran en el lugar. A su llegada comprobaron que acertadamente el fragancia era bastante profundo por lo que procedieron a considerar la concentración de gas dentro del edificio con un electrónico concreto para ello. Por suerte la concentración entraba dentro de la normalidad y por consiguiente no existía riesgo de explosión, según confirma el jefe de guarda del parque de bomberos de Cáceres. No no fue necesario desalojar el inmueble. Se dio aviso a la compañía encargada de proveer el gas que se encargó de supervisar las recargas.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí