La planta de autoconsumo con mayor potencia de Extremadura conectada en baja tensión y en cubierta iniciará las obras de su segunda fase a finales de año. Esta instalación fotovoltaica sin excedentes está conectada directamente en baja tensión en las cubiertas de sus edificios y su primera fase ya está en funcionamiento desde el pasado mes de julio.

Grupo Emececuadrado, empresa de ingeniería especializada en proyectos de energía renovable de vanguardia, ha llevado a cabo de manera integral el proyecto para Alumasa (Aluminios del Maestre, SA), que le está permitiendo reducir su impacto en las emisiones atmosféricas y optimizar su costo de consumo energético y cumplir sus objetivos medioambientales y de eficiencia energética.

Por su parte, Ibercaja es la entidad que financia íntegramente la ejecución de la segunda fase de este proyecto, en el marco de su compromiso de apoyo a las empresas, la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático a través de su actividad financiera.

El banco es signatario de los Principios de Banca Responsable de las Naciones Unidas. Asimismo, contribuye al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, focalizando sus esfuerzos en aquellos en los que puede lograr un mayor aporte a través del desarrollo de su actividad.

Un hito para Alumasa

El proyecto constituye para Alumasa, ubicado en la localidad de Badajoz de Villafranca de los Barros Con más de 35 años de experiencia en el sector del aluminio, un hito en innovación y en el desarrollo de la empresa en eficiencia energética y sostenibilidad.

El impacto positivo que generará este proyecto se traslada a distintas áreas de la empresa:

– Reducción de la factura de la luz: El ahorro anual generado será el correspondiente al importe de la 28% de la energía consumida, incluidos peajes, cargas e impuesto a la electricidad.

– Disminución del impacto ambiental: Conducirá a una reducción cuantificable de las emisiones de CO2 en 1,740 toneladas a la atmósfera.

– Incremento de energía verde en Energy Mix: La instalación tiene un total de 3.204 módulos monocristalinos de 425 Wp y 3.714 módulos de 450 Wp, colocado en un estructura coplanar. Conjunto que agrega una potencia instalada en el techo de 3.033 kWp. Está diseñado para suministrar y aprovechar 85% de su producción anual. Esta instalación proporcionará energía eléctrica utilizando el sol como fuente de energía primaria.

-Mejora de la imagen corporativa: El proyecto muestra a Ibercaja, Alumasa y Grupo Emececuadrado como entidades que, en busca del desarrollo sostenible, son capaces de llevar a cabo proyectos en el sector energético para conseguir el reduccion de emisiones de gases de efecto invernadero y minimizar los gastos financieros en cuanto al consumo de energía.

Desarrollo de un proyecto de energías renovables, paradigma de cambio

La planta se ha diseñado teniendo en cuenta todas las condiciones, tanto físicas de las naves, superficies disponibles, capacidad de carga, orientaciones y climatología, como las económico-financieras.

En primer lugar, se analizó la diferencia de rentabilidad entre una planta con vertido excedente y una con autoconsumo puro. Posteriormente se estudió la orientación ideal y su impacto en la construcción de la estructura. También se analizaron las ventajas de la estructura coplanar y las pérdidas de producción por orientación.

Por otro lado, se revisó la superficie de cobertura disponible y la distribución de las placas para su correcto funcionamiento y mantenimiento. A continuación se muestra una comparativa de la curva de consumo y la producción fotovoltaica que se está produciendo como consecuencia de la instalación de la primera fase. Con la segunda fase, la producción anual aumentará y alcanzará el 28% del consumo.

Para hacernos una idea sencilla de la dimensión de este proyecto, en términos de consumo doméstico, esta planta podría abastecer a un conjunto de 760 viviendas con un consumo medio mensual de 380 kWh.

Finalmente, el proyecto se define como una instalación de autoconsumo para producción fotovoltaica sin excedente, montado en un tipo de tapa emparedado. Para ello, se utilizan estructuras con soporte Clampfit del fabricante Schletter y una disposición coplanar de 6.918 módulos fotovoltaicos monocristalinos Longide 425 y 450 Wp. En cuanto a los 26 inversores instalados, se eligieron los modelos SMA de 100, 50 y 25 kW.

Actualmente, las energías renovables y la generación distribuida son el paradigma del cambio. En cuanto a la energía solar fotovoltaica, la tendencia apunta hacia las instalaciones de autoconsumo para potencias inferiores a 100 kW y la microgeneración doméstica. Las grandes plantas continúan utilizando el modelo de producción centralizado.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí