No hace mucho, Carmelo Ezpeleta, CEO del Mundial de motociclismo, mostró su satisfacción por visto que la escalera que se creó, en su instante, de las tres diferentes categorías, de Moto3 a Moto2 hasta llegar a MotoGP, se haya convertido en la forma ideal de que los más jóvenes, casi niños, ya que tienen la posibilidad de competir desde los 16 años, lleguen preparados a la categoría reina.

El Mundial que cerramos de forma exitosa, como es natural relativo, dado que hemos estado sometidos a la burbuja del Covid-19, ha demostrado que las dos categorías inferiores son una escuela y, más que nada, una cantera espléndida, pues este año tuvimos hasta nueve ganadores distintos en MotoGP, lo que demuestra que los jóvenes llegan con hambre y preparación a esa categoría y permiten que se rejuvenezca la parrilla más importante, declaró ayer Ezpeleta a Catalunya Radio, mostrándose orgulloso de ese desarrollo y recordando que el mallorquín Joan Mir (Suzuki) ha sido campeón en su segundo año en MotoGP.

LOS CAMPEONES DE ASPAR 

Pues bien, en esa región, en el segmento donde se crea la magia, en la escuela donde comienzan esos niños con 13, 14 y 15 años, hay, en cuanto hace referencia al motociclismo español y, sí, también mundial, un auténtico maestro, fenómeno y mago, como es el 4 ocasiones vencedor de todo el mundo, precisamente de esas cilindradas, el valenciano Jorge Martínez Aspar, que, en sus últimos años como conduzco, creó su conjunto (1992) y, desde su retirada, fue amamantando a parte importante de los jóvenes que deseaban aspirar a ser campeones y que lo fueron y terminan de serlo en sus manos como Álvaro Bautista (125cc, 2006), Gabor Talmacsi (125cc, 2007), Julián Simón (125cc, 2009), Nico Terol (125cc, 2011) y, últimamente, Albert Arenas (Moto3, 2020).

El equipo de Aspar ha conseguido este año algo digno de mención. Así como, en la categoría de MotoGP, existe un premio muy particular, llamado la Triple Corona, o sea, lograr los títulos de pilotos, constructores y escuderías, nada fácil de conseguir (este año Suzuki ha conquistado el de pilotos, con Mir, y el de equipos, mas ha perdido, a manos de Ducati, el de constructores), Aspar ha sido con la capacidad de inventarse su Triple Corona entre la base, entre los más jóvenes, entre las novedosas generaciones, conquistando para su escudería los títulos de campeón de todo el mundo júnior de Motocicleta3, con Izan Guevara; el título de la European Talent Cup, de la mano de David Alonso y, para redondear esa corona tan particular, el team valenciano del tetracampeón ha alto a los cielos de Moto3 al catalán Arenas. Todo eso, sin tomar en cuenta que el rookie del año, en Motocicleta2, otra categoría de promoción, fué Aron Canet, pilotos del team Aspar.

TRABAJO DE CANTERA 

Es obvio que nos encontramos muy contentos y, sí, por qué razón negarlo, muy orgullosos de nuestro trabajo de cantera, sobre todo en un año tan complicado como este, con la pandemia dificultándonos la vida a todos de una forma alarmante y, naturalmente, los desplazamientos, los entrenamientos, los últimos días de la semana de carrera y, también, también, nuestra vida y la de nuestros pilotos lejos de los circuitos, ha comentado Aspar a este períodico. Mas hemos intentado seguir realizando el trabajo que hacíamos y que nos chifla: ayudar a los más jóvenes a formarse, fuera y en los circuitos, y, sobre todo, a cumplir sus sueños, que fueron los míos en el momento en que comencé.

Aspar, cuya estructura es amplísima y, en estos instantes, está muy dedicada a las categorías de promoción, tiene a Gino Borsoi y a Nico Terol, 2 excelentes expilotos, como manos derechas. Nos encanta este trabajo aunque sabemos que los pilotos que poseemos son muy jóvenes y, por tanto, no solo hay que tener paciencia con ellos sino que debemos dejarles entrenarse, prepararse, trabajar y correr sin presión. Es obvio que, desde hace ahora muchos años, todos empiezan a correr siendo niños y en el momento en que llegan a estos campeonatos importantes están ya muy curtidos, si bien solo tengan 15 o bien 16 años, señala Borsoi, pilar desde hace ya muchísimos años en el team Aspar.

Lo bueno que tienen los jóvenes y ahí, incluso, metería al bueno de Albert Arenas, que, pese a sus 23 años, sigue teniendo la pasión, ilusión y ganas que desplaza a los niños, es que son genuinas esponjas y enseguida se dan cuenta que desde Jorge (Martínez Aspar) hasta Gino o yo, aparte de todos nuestros ingenieros y mecánicos, solo queremos lo destacado para ellos, señala Terol, campeón del mundo de 125cc en el 2011.

JÓVENES COMO ESPONJAS 

Todos sabemos que dar consejos, intentar instruir y preparar a estos jóvenes es, teóricamente, bastante sencillo, especialmente si llevas varios años en las motos, mas lo difícil es que sean capaces de utilizar, en la pista, aquello que les sugieres. Y, eso, la verdad, por el momento no es tan sencillo, a pesar de que, insisto, son chavales maravillosos que prestan muchísima atención, añade Terol.

Arenas, el pasado domingo, tras hallar el título mundial de Moto3 y una vez confirmado como compañero de Canet en la estructura de Aspar en Moto2, en el próximo Mundial-2021, tuvo palabras de agradecimiento para todos los elementos del conjunto entre otras cosas porque, aunque cuando se apaga el semáforo te quedas solo con tu moto y ahora todo es dependiente de ti y de tus oponentes, lo cierto es que el motociclismo no deja de ser, bueno, es, un deporte de conjunto donde todos, todos, son muy importantes para prestar la oportunidad de ganar. Y ahí es donde la estructura de Jorge demuestra su calidad, su vivencia y ser entre las mejores escuderías del paddock de Motocicleta3 o bien de cualquier otra categoría inferior.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí