El Juzgado de lo Penal No. 1 de Cáceres ha condenado a dos hombres a diez meses de prisión por un delito de incendio forestal provocado por negligencia grave, luego de que en junio de 2019 la chispa de una estación de radio con la que trabajaban en una obra en Pago de San Clemente. (Trujillo) provocó un incendio incontrolado que afectó 7,6 hectáreas y 150 olivos centenarios.

En la sentencia, también se les condena a una multa de diez meses, con una tarifa diaria de seis euros y, con una responsabilidad personal subsidiaria, en caso de impago, de un día de privación de libertad por cada dos tarifas diarias. no pagado, así como al pago de las costas procesales.

Asimismo, deberán indemnizar, mancomunada y solidariamente -y a falta de ambos, la empresa para la que trabajaban- en más de 174.500 euros a tres propietarios de las parcelas afectadas (cantidad que se reparte en 91.187, 48.400 y 35.000 euros), y con 11.938,82 euros a la Junta para los gastos de extinción del incendio.

A esto se suman las cantidades que se abonan en ejecución a favor de los propietarios de otras diez parcelas que también se vieron afectadas.

Los ahora condenados fueron alrededor de las 5:30 p.m. el 19 de junio de 2019 utilizando una cortadora de tipo radial en las obras de acondicionamiento de una piscina que ambos, por cuenta de la empresa «Construcciones y Obras Leimar SL», se encontraban ejecutando en la parcela, ubicada en la zona «La Negra -Pago de San Clemente ”, identificado con el n ° 96, del polígono 31, dentro de la Sierra de Los Lagares.

Utilizaron la herramienta para seccionar y dar forma a una malla de hierro corrugado que debían instalar en la piscina, según la sentencia, «ignorando y con absoluto desprecio» hacia el «alto riesgo» de incendio forestal que esto conllevaba por las chispas que generó el uso de una máquina de este tipo.

Se indica que los hechos ocurrieron en una zona de campo y en un momento de condiciones climáticas extremas en Extremadura: «a media tarde al inicio de la temporada estival, en la que la humedad relativa del aire era del 19% y la temperatura 38,5 °, y en la que ya se había declarado el alto riesgo de incendio forestal «.

De este peligro, se agrega, también habían sido advertidos por el dueño de la obra esa misma mañana.

Finalmente, uno o más de esos restos incandescentes generados por el rozamiento del radial con el hierro saltaron a la zona, pastos secos que aparecían por el muro perimetral que separaba la propiedad donde trabajaban, con la colindante, y que apenas distaba. a un metro de un borde de la piscina en construcción.

El fuego se extendió incontrolablemente, espoleado por esas condiciones climáticas extremas y por el hecho de que los imputados, a pesar de trabajar con restos de material incandescente, no tenían otro medio para sofocar la posible propagación de un incendio, que no fuera un simple bidón de agua.

Se acabó extendiendo a un total de 7,6 hectáreas de terreno forestal, afectando a numerosas parcelas de distintos propietarios, con la pérdida de 150 olivos centenarios o 47 olivos, 10 higueras, 10 viñas, tres encinas, un peral, tres ciruelos y siete almendros, entre otros daños.

La sentencia no es firme y contra ella se puede interponer recurso ante la Audiencia Provincial de Cáceres.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí