los quejas de pacientes sobre problemas en Atención Primaria Tuvieron su traslado ayer en el pleno ordinario del Ayuntamiento de Badajoz, donde la corporación municipal aprobó una moción del PP (incluido el voto del PSOE, no así de Unidos Podemos, que se abstuvo) por la que rechaza el teléfono atención que en la actualidad ha establecido el Servicio Extremadura de Salud (SES) y insta a la Junta a recuperar la asistencia presencial en los centros de salud de la región.

El encargado de defender la moción fue el popular Jesús Coslado, quien denunció el «fallo» del Ministerio de Salud y la Junta con el sistema de atención telefónica en Atención Primaria y reclamó la vuelta al presencial. Coslado se quejó de las dificultades para conseguir una cita, que la llamada no la atiende alguien que pueda derivar directamente al especialista, que cuando el paciente finalmente llega a la consulta tiene que esperar porque el médico está atendiendo por teléfono y luego dura. apenas unos minutos, para finalmente derivarlo al especialista, que fue lo que pidió telefónicamente en un principio.

Aunque su grupo votó a favor, la concejala socialista Ana Rufo (que es enfermera en una planta de covid del Hospital Universitario) criticó que lo que había presentado el PP era «una trampa» porque, en su opinión, no respondió a una preocupación real por la salud pública, como han demostrado cuando han gobernado, si no una ocasión para meterse con la Junta; Al mismo tiempo, reprochó a los populares el «uso partidista de la situación pandémica», que calificó de «gran irresponsabilidad».

Pese a todo, el PSOE apoyó la moción, porque este colectivo reconoció que «hay muchos ciudadanos que no están satisfechos con el servicio telefónico». La portavoz de Unidos Podemos, Erika Cadenas, también calificó de «lamentable» que se juegue un «juego político» con esta situación. Señaló que el chequeo telefónico es necesario para evitar aglomeraciones en los centros de salud y «defender lo contrario puede ser imprudente», porque también hay trámites que pueden ser atendidos por teléfono, pero al mismo tiempo señaló que la atención telefónica debe ser de calidad «y no se está haciendo.

El concejal de Vox, Alejandro Vélez, por su parte, reprochó al PSOE que su respuesta fuera «incluso más política» que la moción del PP y para refutar sus críticas a los gobiernos populares, sacó a relucir los costes sanitarios de las comunidades gobernadas por el PP, donde crece el presupuesto de salud. Por su parte, la concejala de Ciudadanía Lara Montero de Espinosa defendió la atención presencial, aunque previamente hubo una «pequeña proyección».

Fue uno de los temas que más discusión generó en la sesión plenaria, en la que se reprodujeron los enfrentamientos habituales entre el equipo de gobierno y la oposición, incluso sobre los temas en los que coincidieron. Ocurrió con la aprobación unánime de las reglas de funcionamiento de la tarjeta Eurobec, de la que se beneficiarán los ciudadanos de la Eurociudad compuesta por Badajoz, Elvas y Campomayor. El PSOE lo apoyó, aunque su portavoz, Ricardo Cabezas, lamentó el retraso y que los resultados del proyecto son «insignificantes y testimoniales». El alcalde, Francisco Javier Fragoso, aprovechó cualquier ocasión para atribuir su actitud a «la tristeza que resulta de la melancolía que genera no ser alcalde». Aunque Cabezas insistió en preguntar cuándo estará vigente la cédula, el alcalde dijo que dependía de los demás municipios y del actual presidente de Eurobec, que es el alcalde de Campomayor.

Tenía que llegar el final de la agenda para que acordaran convertir tres mociones (de Vox, Cs y PP) en una propuesta de alcalde para condenar los atentados cometidos contra las estatuas de los conquistadores y proponer que la ciudad dedique una escultura a Catalina de Bustamante, porque en toda la ciudad solo hay una que se refiere a una mujer, Carolina Coronado, como recuerda Erika Cadenas.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí