La tradición de los belenes no podía mantenerse extraña a la crisis sanitaria que golpea con saña a la humanidad, ya que representan el nacimiento de una promesa. Un pequeño detalle asoma con enorme simbolismo en el Belén Monumental y los dioramas que desde ayer expone la Asociación de Belenistas de Badajoz en el Museo de la Ciudad Luis de Morales. Se trata de pequeñas rosas blancas colocadas estratégicamente en todas y cada una de estas creaciones, como homenaje a las víctimas de la pandemia. La iniciativa partió de la Federación Española, cuyo presidente ha fallecido a causa de este virus, y se extendió a las asociaciones, entre ellas la pacense, según enseña su presidenta, Soledad Ayuso.

2 rosas blancas se han colocado en el gran belén, que esta vez representa el momento del nacimiento en una gruta que los pastores han acondicionado para cobijar a sus rebaños cuando llovizna. De año en año el Belén Monumental cuenta una historia. La lluvia cae fuera de forma real y, dentro, del fuego que calienta y también alumbra a la familia recién llegada desprende humo de verdad. La asociación siempre se recrea en los efectos especiales para apoderarse al público infantil. «Después de muchos años, intentamos medrar en la manifestación de este arte, porque las corrientes de los belenes van modificando y ahora los que se exponen por lo general son más artísticos», explica la presidenta. En Badajoz se sigue la tradición andaluza del belén cerrado, pues el extremeño es abierto, como el que se instala en la iglesia de San Agustín. Los cerrados dejan jugar con la perspectiva.

Como prueba del nivel alcanzado en Badajoz, el reconocido Museo de Belenes de Mollina, que acoge las mejores proyectos del mundo, exhibe 2 dioramas de belenistas pacenses, de Soledad Ayuso y Miguel Ángel Granero. Además se han llevado el belén del año pasado, cuyas figuras cedió el museo, pero se diseñó en Badajoz. En este momento les han solicitado otro de Pasión, con figuras de Mollina.
Rosas blancas se han colocado también en todos los dioramas, incluyendo el confeccionado por Isabel María Martínez Rubio, que representa una habitación de hospital y transporta por título ‘Tiempo de horror, amor y esperanza’. Todos y cada uno de los dioramas que se dan a conocer este año son por primera vez de belenistas de Badajoz, ya que en precedentes ediciones se incluían producciones de artistas gaditanos. «Era un reto que nos habíamos marcado» y fué viable con la invención de los de menor tamaño, que han podido trabajar en casa. En suma se dan a conocer 22 cajones, 15 con dioramas enormes y los 7 restantes con 2 pequeños, salvo uno. La exposición continuará abierta hasta el 4 de enero.

Noticias similares





Fuente