El candidato presidencial demócrata Joe Biden roza este miércoles la victoria en las elecciones de EEUU, en tanto que su contrincante, el mandatario Donald Trump, desafió el escrutinio en tres estados clave mientras se reducían sus opciones de reelección.

Al anotarse los estados clave de Michigan y Wisconsin, según las proyecciones de los primordiales medios de comunicación, Biden sumó 264 delegados en el Instituto Electoral y quedó a un paso de lograr los 270 compromisarios que dan las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 que acumulaba Trump.

Sin embargo, el gobernante y su campaña insistieron en sus configuraciones de victoria y pidieron un recuento de los votos en Wisconsin, además de presentar rutas solicitudes en Michigan y Pensilvania para parar el escrutinio y apretar al Tribunal Supremo a fin de que intervenga en ese último estado.

BIDEN ARAÑA LA VICTORIA

El candidato demócrata compareció la tarde del miércoles ante los medios en Wilmington (Delaware) para intentar proyectar confianza en el escrutinio y optimismo sobre su viable victoria, mientras el país seguía en vilo por lo configurado de los resultados.

«Una vez finalizado el conteo, seremos ganadores», pronosticó el exvicepresidente, acompañado por su compañera de fórmula, la aspirante a la Vicepresidencia Kamala Harris.

«Nadie nos irá a suprimir nuestra democracia, ni en este momento ni nunca», añadió Biden, que ha denunciado los intentos de Trump de autoproclamarse ganador de las elecciones sin tener resultados terminantes.

Biden celebró el haberse convertido en el candidato presidencial más votado de la historia del país, al reunir más de 70 millones de votos de los 160 millones que se emitieron en estas selecciones, caracterizadas por la más grande participación en 120 años, desde 1900.

Su campaña se mostró muy optimista desde primera hora de la mañana, en el momento en que su jefa de campaña, Jen O bien’Malley Dillon, aseguró que veía «un sendero claro hacia la victoria».

CUATRO ESTADOS CLAVE EN JUEGO

Ese camino pasa por apoderarse cuando menos uno de los 4 estados clave que quedan en juego: Pensilvania, Carolina del Norte, Georgia y Nevada.

Con más del 86 % examinado en todos , Biden está en cabeza solo en Nevada -que otorga 6 votos electorales, justo los que necesita para llegar a 270-, en tanto que Trump le adelanta por estrechos márgenes en los otros tres.

En Pensilvania, la mayor parte de los votos que quedan por contabilizar son por correo, que normalmente tienden a proceder a parar a los demócratas, lo que podría cortar la ventaja de más de 260.000 votos que Trump sacaba a Biden la tarde del miércoles.

Siendo consciente de que su camino hacia un segundo mandato se estrechaba, Trump se proclamó este miércoles ganador en Pensilvania, Georgia, Carolina del Norte y Michigan, algo que es falso porque no hay resultados definitivos ni proyecciones que corroboren ese radical.

TRUMP DESAFÍA EL PROCESO EN TRES ESTADOS

Su campaña pidió un recuento en Wisconsin, ya que la ventaja que le sacaba Biden era inferior al 1 % de los votos, y presentó al menos dos demandas en otros dos estados que le dieron las llaves de la Casa Blanca en 2016.

En Michigan y Pensilvania, el conjunto de Trump interpuso demandas para parar el escrutinio de votos, por considerar que sus observadores no han tenido el acceso debido al lugar donde se está realizando.

Aparte, en Pensilvania, la campaña del presidente se ha sumado a un pleito que busca que el Tribunal Supremo detenga el recuento de ciertos votos, y ha presentado otra demanda para poner límites al período concedido a quienes votan por vez primera para corroborar que tienen la identificación precisa.

«Nuestros abogados pidieron un ‘acceso importante’ (al sitio de escrutinio), pero ¿de qué sirve eso?», escribió luego en Twitter el presidente, aparentemente desanimado por la estrategia de su conjunto.

«El daño ahora está hecho a la integridad de nuestro sistema, y a las elecciones presidenciales en sí. ¡De o sea de lo que deberíamos hablar!», clamó Trump.

SU CAMPAÑA PIDE ESPERAR AL VIERNES

Al revés que su contrincante, Trump no compareció en público durante la jornada, y dejó los comentarios a cargo de su campaña, que se mostró confiada en poder proyectar una victoria del gobernante este viernes.

Es entonces cuando el equipo de Trump confía en que termine el escrutinio en Arizona, un estado que las proyecciones de muchos medios ahora han atribuido a Biden mas que el mandatario insiste en que está en juego.

Más allá de lo ajustado de los resultados y su posible derrota, Trump ahora consiguió cuando menos cinco millones de votos más que en 2016, con al menos 67,9 millones de sufragios a su favor en frente de los 62,9 millones de hace 4 años.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí