Hace semanas que los gobiernos europeos empezaron a apretar a la Comisión Europea pidiendo planes de contingencia en caso del fracaso de las negociaciones con el Reino Unido. Bruselas respondió al final este jueves, tras la errada cena de trabajo de tres horas entre Úrsula von der Leyen y el primer ministro británico, Boris Johnson, este pasado miércoles en la sede del Ejecutivo comunitario que no sirvió para desatascar el ‘brexit’. El objetivo del nuevo pack de medidas es aceptar a los aviones continuar volando, a los transportistas y trenes cruzar el Canal de la Mácula y a la flota pesquera proseguir faenando mientras llega un nuevo acuerdo.

Las negociaciones todavía están en marcha. No obstante, ya que el final de la transición está muy cerca no hay garantías de que en el momento en que y si llegamos a un acuerdo entre en vigor a tiempo con lo que nuestra compromiso es estar preparados para todas y cada una de las eventualidades, incluido no conseguir un convenio en vigor con el Reino Unido el 1 de enero de 2021, ha justificado la alemana. Hay que prepararse para todos y cada uno de los niveles dado que el tiempo se está agotando, ha reconocido asimismo el primer ministro irlandés, Micheál Martin.

Londres y Bruselas se dieron hasta el domingo para tomar una resolución firme sobre el futuro de las conversaciones. Pero no hay garantías de que el período plus dado a los negociadores, Michel Barnier y David Frost, vaya a dar desenlaces, visto que la brecha en las tres cuestiones clave se mantiene, y con esa espada de Damocles encima Bruselas ha decidido contestar a las necesidades de países como Holanda o bien Bélgica.

Disrupciones inevitables

La Comisión Europea es consciente de que los preparativos son más indispensables que nunca y que las disrupciones entre el Reino Unido y la UE son ineludibles mas en un escenario de no acuerdo la situación va a ser considerablemente más embrollada, especialmente en algunos campos que se van a ver damnificados de manera desproporcionada. Es la situacion del transporte o la pesca. De ahí las 4 medidas propuestas siempre y cuando Londres actúe con reciprocidad y ofrezca las mismas condiciones a la UE.

En el campo aéreo, Bruselas ofrece un reglamento para asegurar la prestación de determinados servicios aéreos entre el Reino Unido y la UE a lo largo de seis meses así como asegurar que los certificados de seguridad para productos puedan continuar usándose en los aviones de la UE sin interrupciones y evadir así que las aeronaves se queden en tierra y puedan seguir volando.

En cuanto al transporte por carretera, ofrece un reglamento que cubrirá la conectividad básica tanto del transporte de mercancías como de usuarios durante los primeros seis meses de 2021. El pack de medidas también tiene dentro una propuesta destinada a crear un marco legal para la pesca que propone sostener en vigor hasta el 31 de diciembre de 2021 o bien hasta el momento en que Londres y Bruselas lleguen a un convenio pesquero, entre los enormes escollos de la negociación desde que arrancó hace ocho meses. El propósito, asegurar el ingreso recíproco de los buques a sus respectivas aguas desde el 1 de enero. Con la intención de asegurar la sostenibilidad de la pesca y dada la consideración de la pesca para el sustento económico de muchas comunidades es necesario facilitar los métodos de autorización de los buques pesqueros, manifiesta la Comisión.






Fuente