Solo pasó medio ao desde su ltimo disco, ‘Posible’, pero Enrique Bunbury publicar maana un nuevo lbum, ‘Curso de levitacin intensivo’, que apunta a un cambio de ciclo y que est completamente influido por lo que ha sucedido en 2020, informa EFE.

«Decid que el disco estuviese empapado de todo cuanto estbamos viviendo», asegur este jueves en una rueda de prensa virtual.

«Este es un disco que cierra este periodo desde ‘Palosanto’ (2013) hasta ahora, estos ltimos discos ms contemporneos, y me transporta en una direccin que intento intuir pero que no sabra definir porque no estoy ah todava. S que estoy saliendo de esta etapa contempornea y yendo hacia un nuevo sitio», augur, en relacin a una futura etapa quiz ms contemplativa y de «ver hacia adentro».

Pero antes de evaluar suerte en esos nuevos territorios, Bunbury editar maana un ‘Curso de levitacin intensivo’ marcado, como su hermano de 2020 ‘Posible’, por la combinacin de sintetizadores y aromas electrnicos con las apasionadas y habituales coordinadas roqueras del espaol.

«Es un disco que creo urgente, que precisaba sacar, que creía que las canciones tenan que salir en 2020 porque hablan de una forma o repiquetean de alguna forma con respecto a esto que nos ocurrió a todos», argument.

«Esta situacin global en la que hay, digamos, varios prismas que tocar, muchos aspectos que tocar, muchos debates que deberan estar abiertos, y que de alguna manera en los contenidos escritos de este disco repiquetean y tienen una conexin con este presente», aadi.

Entre las diez canciones del lbum, con ms tonos sombros que luminosos, figuran ttulos con carga popular como ‘N.O bien.M.’ (por Nuevo Orden Mundial), ‘El da de maana’, ‘Tenas razn en todo’, ‘El valor que hay que pagar’ o bien ‘Malditos charlatanes’, esta ltima sobre las comunidades.

«El origen de esta cancin es este ser humano en el que nos hemos transformado en las comunidades. Este humano que ah se comporta como un conductor de automvil que insulta de milésimas de segundo, y que en realidad, luego se baja del automvil y no es as, no posee esa agresividad», detall.

En este sentido, Bunbury critic que en las redes la gente opine «sobre cualquier cosa con muy poco conocimiento y, más que nada, con muy poca sensibilidad».

El exlder de Hroes del Silencio tambin ahond en la contradiccin de difundir canciones muy ancladas en el presente y que de forma simultanea aspiran a ser eternas.

«Todos y cada uno de los msicos procuramos que nuestros discos soporten el paso del tiempo. Pero hagamos lo que hagamos, el tiempo va a ser muy cabrn con todos «, opin. «Por más que queramos llevar a cabo canciones universales y que tengan lecturas pasadas las dcadas, Elvis Presley, que es el gran intrprete de los aos 50, el rey del rock and roll, es un artista que los muchachos de 15 aos de las nuevas generaciones apenas escuchan. Por qu? Porque no sienten esa conexin», ejemplific.

Bunbury tambin subray su sorpresa por dado que «no haya ms discos y milésimas de segundo artistas» hablando de estos «momentos confusos y complicados». «Me extraa bastante el silencio cultural que ha habido en 2020. Tengo mucha promesa en que 2021 no sea as y que la multitud empiece a charlar», indic.

Adems, lanz un mensaje de alarma por la situacin del arte por la pandemia. «Nos encontramos en un instante muy crtico en el que nos tienen las alas bastante cortadas con respecto al planeta del espectculo y la cultura», ha dicho. «Los conciertos se haban transformado en la forma de poder abonar las facturas de la luz y todo eso. El que nos hayan dejado sin trabajo complica un poco la situacin, la realidad (…). La multitud que gobierna y que piensa en el bien de la sociedad debera tener algo de empata en relación a varios gremios, no solo la civilización y el espectculo, que estn sufriendo y que estn en situacin crtica», asegur.

Por ltimo, Bunbury explic que ha intentado «no caer en tentaciones» por la pandemia y el confinamiento como llevar a cabo recitales caseros y gratuitos sin una calidad mnima. «Los msicos deben cobrar por su trabajo. Y sugerir la msica como las estamos ofreciendo por ‘uso contínuo’, en plataformas como Spotify o bien Apple, ya es obsequiar la msica. Luego, regalar los recitales ahora me pareca el colmo de los colmos», defendi.






Fuente