El ayuntamiento busca cuidadores para crear una red que ayude a la conciliación familiar. El principal propósito es dignificar a este colectivo a fin de que tengan mejores condiciones laborales y frenar la economía sumergida que genera esta clase de trabajos. El consistorio empezó ya a ponerse en contacto con los empleados que de forma habitual prestan estos servicios (principalmente cuidadores a cargo de inferiores o bien de personas dependientes) con el objetivo de unirlos para que conformen esta red. Servirá a fin de que se organicen en una economía social, como puede ser una cooperativa, aunque prestarán sus servicios de manera sin dependencia; y el ayuntamiento servirá como plataforma para anunciar su vida en la ciudad.

La iniciativa aparece precisamente a causa de la crisis del coronavirus, que puso de manifiesto los enormes inconvenientes que hay en temas de conciliación. Y algo mucho peor: ha incrementado la brecha de género. Según un análisis de la ONU, se espera que en el próximo año 47 millones de mujeres y pequeñas vivan en una situación de pobreza extrema, un 9,1% más de las que hay actualmente. La causa es la pandemia, puesto que la previsión antes que estallase la crisis era que este número se redujera un 2,7%. El covid afectará de manera directa al sexo femenino, porque por cada 100 hombres de entre 25 y 34 años que vivan en pobreza extrema, va a haber 118 mujeres; una brecha que se estima que aumente a 121 mujeres por cada 100 hombres para 2030.

Las mujeres son además las que más trabajos perdieron con la crisis sanitaria o las que mayoritariamente se han acogido a reducciones laborales para conciliar, más que nada durante el confinamiento. Y la situación sigue: el trabajo a distancia sigue para muchos y varios no llevan a sus hijos a la guardería por miedo al contagio. Esas familias, insiste Pulido, requieren de estos servicios para seguir con su vida. Consciente de ello, el ayuntamiento ha decidido poner en marcha esta idea. «La conciliación hay que abordarla desde distintas perspectivas. Las compañías deben flexibilizar los horarios, mas más que nada hay que mentalizar de que esto es un inconveniente de hombres y de mujeres y que hay que hacer un reparto equitativo de las tareas del hogar», apunta la concejala de Temas Sociales, María José Pulimentado. La realidad es que en este sentido aún queda mucho por llevar a cabo: en tanto que las mujeres destinan de media 4 horas cada día a estas labores, los hombres dedican una.

TRABAJO FLEXIBLE

La iniciativa es que esta red ofrezca servicios amoldados a cada familia y que lo hagan dentro de la legalidad, con salarios dignos y dados de alta en la Seguridad Popular. Es decir, a ella pueden pertenecer tanto trabajadores que se dedique a tiempo completo, como otros que prefieran hacerlo a tiempo parcial para compaginarlo, entre otras cosas, con estudios. «El confinamiento para estos trabajadores ha sido muy duro. Hubo trabajadores internos que, de un día para otro, se vieron en la calle y sin un lugar en el que vivir y además tampoco podían acogerse a las ayudas para el sector porque no figuraban como trabajadores», mantiene la concejala. A quienes formen una parte de este colectivo se les va a ofrecer capacitación sobre estos trabajos y sobre emprendimiento.

Lo que hace ahora el ayuntamiento es buscar el mayor número de contactos para comenzar la red. Para eso han remitido una carta a colectivos sociales, sindicatos y asociaciones de vecinos. . «El Municipio de Cáceres quiere conformar una red de personas, estructurada de manera autónoma y también sin dependencia. La red de servicios de conciliación y cuidados se formará jurídicamente bajo la fórmula de economía popular solidaria que, una vez estudiadas las diferentes opciones, resulte más favorable. Es primordial contar con un número suficiente de mujeres y hombres que deseen formar parte de esta red, fundamento primordial por el que nos ponemos en contacto contigo y con la entidad a la que representas», dice la carta remitida a estos colectivos y  que firma la concejala de Asuntos Sociales, María José Pulimentado.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí