CaixaBank emitió su primer ‘bono verde’ por importe de 1.000 millones de euros para financiar proyectos de energía renovable y edificios enérgicamente eficaces, con una demanda que ha superado los 4.500 millones. Según la entidad, la emisión fortalece el posicionamiento de CaixaBank como banco «puesto en compromiso con la sociedad, el medioambiente y la pelea contra el cambio climático».

Este es el primer ‘bono verde’ de la entidad tras las emisiones de dos bonos sociales, en julio del actual año y en septiembre del 2019. La entidad financiera ha colocado el bono verde de 1.000 millones de euros a seis años, con opción de cancelarlo anticipadamente a los cinco años por la parte del emisor.

El formato del bono ha sido deuda senior no preferente y es la primera emisión de esta clase de un banco español que tiene dentro una opción de amortización adelantada, con la meta de optimizar el régimen regulatorio de esta clase de instrumentos.

PROYECTOS SOSTENIBLES 

Por medio de esta emisión, CaixaBank canalizará fondos para financiar proyectos que contribuyan a una sostenibilidad medioambiental, así como la reducción de gases de efecto invernadero, la prevención de la contaminación y la adaptación al cambio climático. La entidad destinará los fondos captados a fomentar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) número siete (energía accedible y no contaminante) y número nueve (industrias, innovación y también infraestructuras).

CaixaBank ya ha reconocido unos 1.800 millones de euros en activos de energías renovables elegibles siguiendo los criterios definidos por el marco ODS del banco y además unos 500 millones de euros en activos inmobiliarios con los requisitos de eficacia energética necesarios para realizar la entidad.

El valor del bono se ha fijado en 85 puntos básicos sobre el ‘midswap’, tras rebajar la indicación de costo inicial en 35 puntos básicos y el cupón quedó establecido en el 0,375 %, lo que representa el cupón más bajo brindado por una entidad española desde el momento en que se empezó a anunciar este tipo de deuda en 2017.

El carácter verde de la emisión permitió reducir el coste en más de 10 puntos básicos respecto al nivel de financiación clásico, lo que en el mercado se conoce como «greenium» o prima negativa conseguida por el gran «apetito inversos en activos verdes».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí