La derrota del Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura en la pista del Campus Asegura (68-62) no dejó una sensación de desolación en el vestuario, reforzado por llegar al choque de Logroño tras 2 victorias consecutivas que lo sacaron de la región de descenso. Hasta Jacinto Carbajal, el entrenador del conjunto, contó que había dicho expresiones positivas a sus jugadoras porque habían «vuelto a competir» y a «forzar un final apretado», aunque esta vez no se resolviese exitosamente.

«Era nuestro tercer partido en diez días, pero en esta ocasión se nos escapó en los datos y no lo sacamos adelante. Tuvo más acierto el rival y cometimos algún error más de la cuenta», lamentó.

Carbajal charló más allá de todo de un «cómputo positivo» basado en haber sumado en 2 de los tres encuentros que ser resolvieron en el último minuto. «Es una lástima porque lo tuvimos controlado a lo largo de la sección primera, mas un mal inicio del tercer cuarto nos ha lastrado el resto del partido. Aún así, entramos a 2 puntos en el cara y cruz», indicó. También mencionó a que se acusó la «escasa rotación» que ahora maneja, ya que Manuella Hatchi, con inconvenientes en una rodilla, fue baja por segundo partido seguido.

La próxima estación será en el Multiusos el sábado (19.00 horas) en oposición al Cadí La Seu en la decimoquinta día liguera.






Fuente