El nuevo bróker en línea diseña la estrategia, asumen el peligro de sus apuestas y dan de manera directa las órdenes de compraventa de las acciones. En el último on de 76 millones de euros. Varios factores han contribuido a este incremento: las tarifas más bajas, la comodidad, la facilidad de las operaciones y el trabajo a distancia derivado de la pandemia.

¿Qué es un bróker en línea?

La gente que deciden invertir en bolsa por sus propios medios lo hacen a través de los catalogados ‘brókeres en línea’, entidades intermediarias que dejan invertir por la red. Los grandes bancos y cajas disponen de mecanismos para operar en bolsa en tiempo real. También hay empresas preparadas que ponen a predisposición de sus clientes interfaces tecnológicas que facilitan ser su bróker.

¿Dónde invertir?

Estos ‘brókeres en línea’ dejan invertir en los mercados financie
ros, en bolsa, y asimismo en otros productos derivados, como las opciones, los futuros y los ‘warrants’. Se puede invertir tanto en valores nacionales como en cualquier compañía cotizada del mundo, desde los grandes mercados hasta mercados considerablemente más pequeños.

Iniciar

Si queremos efectuar operaciones por la red, lo primero es abrir una cuenta de valores con la entidad con la que deseamos hacer estas inversiones. Cada cuenta de valores está socia a una cuenta bancaria, que es el sitio dónde ha de estar el dinero cuando se dé una orden de compra y asimismo dónde se ingresará el dinero que viene de la venta de acciones, cobro de dividendos, etc. La entidad donde decida abrir la cuenta de valores le facilitará unas claves de usuario y unas claves operativas con las que podrá operar en internet. Desde aquí el usuario tiene el control.

¿Cuánto cuesta?

Algún operación ejecutada en el mercado español está gravada por una serie de costos y comisiones, que han de estar claramente detallados en el contrato de administración o bien depósito que el cliente haya firmado al momento de abrir la cuenta de valores.

– Costos de intermediación: las entidades financieras acostumbran cargar a sus usuarios individuales entre un 0,25 y un 0,35% sobre el importe efectivo de cada operación. En el caso de brókeres que ofrecen sus servicios por medio de internet las tarifas son incluso inferiores. Frecuenta incluirse un mínimo por operación.

– Cánones de bolsa: se calculan por el efectivo negociado y la cuota aplicable es 1,10 euros para operaciones inferiores a 300 euros, hasta los 13,40 euros para aquellas superiores a 140.000 euros.

– Costos de custodia o administración de los valores: la comisión de custodia frecuenta oscilar cerca del 0,25% anual sobre el nominal de los valores protegidos, si bien comúnmente se carga con periodicidad trimestral. Es recurrente integrar una comisión mínima. La normativa obliga a los intermediarios a exhibir al público sus tarifas y a remitirlas a la CNMV.

Consejos:

1) Determinar los objetivos. Desde Bolsas y Mercados recomiendan «definir con precisión qué peligro está presto a asumir, o dicho de otra manera, qué nivel de beneficio/pérdida espera aplicar a esa inversión».

2) Tener claro que con la renta variable se puede hacer dinero, pero asimismo perderlo. Invertir en bolsa no es como jugar a la lotería. La renta variable es una alternativa que tiene a su disposición para intentar sacar un desempeño plus a sus ahorros.

3) Invertir el dinero que no haga falta. Las ganancias son probablemente infinitas, pero la inversión es la menos garantizada de todas y cada una, y uno puede perder todo el capital invertido si no está atento. Por eso debe usarse el dinero que, a priori, no se vaya a requerir a corto o medio período.

4) Al comienzo, optar por lo simple. Hay que tomar en cuenta que en las inversiones comprometes tu ahorro. Los
profesionales recomiendan no ir más allá de que uno pueda entender en cada momento. Hay artículos como warrants, futuros y opciones que son complejos y no capaces para aquellos que no tengan un dominio prominente de los mercados financieros.

5) Seguimiento. Si decide invertir en bolsa, debes marcarte unos objetivos, llevar a cabo un rastreo de las acciones y actuar con disciplina. Es aconsejable tomar las elecciones de inversión siempre basándose en los hechos y no en comentarios o bien confidencias.

6) Entablar encuentres a la caída. Si compras unos títulos, deberías marcarte cuánto tolerarías perder y obligarte a vender a ese costo.

7) Que el último euro lo gane otro. Pertence a los aforismos bursátiles más conocidos. Del mismo modo que con las pérdidas, tienes que marcarte una aspiración de cuánto quieres ganar, y vender si llegas a ese propósito.






Fuente