Investigadores de Centro médico de la Universidad de Halle, en el este de Alemania, llevó a cabo este pasado sábado un experimento sobre el riesgo de contagio de coronavirus en grandes eventos culturales y deportivos con un concierto experimental. La estrella del pop alemán Tim Bendzko dio tres conciertos en el Arena Leipzig con 2.210 voluntarios sanos cuyos movimientos y contactos serán recogidos por un sistema de seguimiento.

El estudio Restart-19 pretende así obtener un modelo matemático con el que evaluar el riesgo de un brote de coronavirus tras un evento importante en una sala cerrada. Se espera que Los resultados de este estudio financiado por los estados de Sajonia y Sajonia-Anhalt estarán disponibles en otoño.

EL EXPERIMENTO

El experimento comenzó por la mañana con el registro de los asistentes. A todos los participantes se les tomó la temperatura antes de ingresar, y cada uno fue equipado con un rastreador de contactos para registrar sus rutas diarias habituales.

Además, se utilizó un desinfectante fluorescente para visibilizar las superficies que se tocan con mayor frecuencia y se ha rastreado la trayectoria de los aerosoles, las masas de pequeñas partículas que pueden transportar el virus por el aire.

Para evitar que el experimento se convierta en un evento de «super contagio», todos los participantes que asistieron al concierto utilizaron una máscara FFP2. Los organizadores consideran que los voluntarios no se exponen a un peligro de infección, ya que el número de casos registrados en la región de Leipzig / Halle es actualmente muy bajo.

Debido a la pandemia del coronavirus, los grandes eventos culturales y deportivos están prohibidos en Alemania al menos hasta finales de octubre, lo que ha afectado a este tipo de eventos.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí