La Junta de Extremadura no contempla, por el momento, el cierre perimetral de la región. Así lo ha asegurado esta mañana el ministro de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, quien ha valorado positivamente la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno central. A su juicio, este nuevo decreto se configura como un instrumento legal «de primera necesidad» para poder tomar decisiones desde el punto de vista de la salud pública. «En ningún caso significa que exista un encierro generalizado de la sociedad», ha subrayado.

En cuanto a la facultad que otorga el decreto a los gobiernos autónomos para confinar territorios, Vergeles ha reiterado que a día de hoy no está previsto hacer uso de esta medida en la región. Dependiendo de cómo se esté comportando la transmisión comunitaria del virus, la consejera ha indicado que no se contempla un cierre perimetral para el próximo puente de noviembre, ya que esto evitaría la llegada de visitantes de otras comunidades con el consiguiente daño económico.

El responsable de Sanidad de Extremadura ha avanzado que en Se prevé que el Consejo de Gobierno que se celebrará este miércoles levante las medidas de aislamiento perimetral que están en marcha en algunos municipios, principalmente en el norte de Cáceres, con el fin de tener más policías que se dediquen a controlar las restricciones de la movilidad nocturna. En este punto, conviene recordar que desde anoche el toque de queda en Extremadura está en vigor desde las doce de la noche hasta las seis de la mañana.

En cuanto a la situación de la capital autonómica, que registra una incidencia acumulada de 677 casos a los 14 días, el consejero ha manifestado que no está previsto el aislamiento perimetral, aunque ha aclarado que si finalmente fuera necesario afectaría también a las localidades cercanas. Para frenar la propagación del virus en Mérida, Vergeles ha indicado que «lo más plausible» sería una mayor reducción de capacidad, aunque todo dependerá de cómo evolucione la pandemia en los próximos días.

En esta línea, la consejera ha adelantado que se está estudiando la posibilidad de cerrar los municipios de Navatrasierra y Alcuéscar de forma perimetral debido al elevado número de contagios que registran actualmente. «Se acercan tiempos complicados de responsabilidad y tenemos que restringir la movilidad al mínimo posible», ha destacado Vergeles, que ve con «preocupación» el aumento de contagios en las ciudades de Badajoz, Cáceres, Plasencia y Mérida.

Noticias relacionadas

.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí