los Scala de Milán, considerada una de las óperas más prestigiosas del mundo, ha registrado un foco de contagio de coronavirus con un total de 27 artistas positivos, entre músicos y coristas, situación que ya se está investigando.

La institución terminó de probar a todo su equipo este miércoles y veintisiete personas están infectadas: nueve músicos de la orquesta -tres instrumentos de viento y nueve de cuerda- y dieciocho cantantes de coro, informaron a Efe fuentes internas. Casi todas estas personas son asintomáticas y solo una ha tenido que ser hospitalizada por haber desarrollado neumonía, aunque su estado «no es dramático».

INVESTIGAR EL ORIGEN DEL ENFOQUE

Los responsables de esta histórica ópera, inaugurada en 1778, Ya han iniciado una investigación para intentar esclarecer el origen de la fuente de contagio, aunque de momento no hay conclusiones. La intención es reconstruir los momentos de contacto entre los artistas, no solo en el escenario, sino también durante los descansos.

Llama la atención, por ejemplo, que el virus ha golpeado con especial incidencia a los coristas y flautistas, que no llevan máscara durante las pruebas. mientras que no ha habido ningún caso entre los cuerpos de ballet, quienes los usan constantemente, sostiene la fuente. De momento las autoridades sanitarias han dispuesto una cuarentena de diez días tanto para la orquesta como para el coro, por lo que las pruebas han sido suspendidas.

La música ya había dejado de sonar en La Scala después de que el Gobierno italiano decretó el pasado domingo el cierre de lugares de cultura, entre otros, hasta el 24 de noviembre para intentar contener un virus que está especialmente fuera de control en Milán.

De hecho, el 16 de octubre debería haber desvelado su programa lírico de invierno en una rueda de prensa que se suspendió «sine die» a la espera de ver cómo evolucionaba este contexto. Y se suspendió la venta de fertilizantes, algo que no había sucedido desde los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

OBJETIVO ACTUAL: SALVAR ‘LA PRIMA’

De momento el objetivo es salvar el Premium, la inauguración de la temporada lírica que se realiza cada año el 7 de diciembre, San Ambrosio, y que aglutina a los más altos cargos del Estado por tratarse de uno de los grandes eventos culturales del país .

Un evento seguido también por la televisión por los amantes del Bel Canto de todo el mundo. Sin embargo, todo está por verse y el Premium realmente corre un gran riesgo de no ser retenido. Sin embargo, todo dependerá de cómo avance la pandemia que, de momento, deja más de 20.000 casos de contagio diarios en todo el país y no da señales de ralentizarse.

«El problema es que los casos aumentan exponencialmente en Milán en todas partes», lamenta la fuente, que menciona uno de los grandes temores de estos días, un nuevo encierro similar al vivido la primavera pasada. Este año la ópera elegida para abrir la temporada fue el drama «Lucía de Lammermoor» de Gaetano Donizetti, protagonizado por la soprano estadounidense de ascendencia cubana Lisette Oropesa.

De momento, este templo lírico se aferra a la esperanza de no bajar el telón y ya ha comenzado las pruebas técnicas, escénicas del Prima, una fase «embrionaria» de su elaboración. Los ensayos de música y voz deben comenzar a partir del 9 de noviembre y, considerando que normalmente este trabajo inaugural demora un mes en ensayarse, podría estar listo para el día de San Ambrosio, siempre que no apliquen nuevas restricciones. .

Desde La Scala hasta el día de hoy, nada se descarta, ni siquiera, en el peor de los escenarios, ofrecer el concierto a puerta cerrada, sin público, lo que sería una forma de demostrar que la cultura no se detiene ni en las circunstancias más extremas. adverso.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí