En España, se estima que un 30-50% de la población adulta sufre un síndrome varicoso en diverso grado, de la que una tercer parte padecerá una insuficiencia venosa clínicamente importante. La prevalencia de esta patología podría aumentar en los próximos años debido al aumento del número de personas con sobrepeso y a los cambios en los hábitos de vida. Por otro lado, se estima que cerca del 80% de la población que presenta varices no recibe régimen, por lo que la enfermedad venosa prosigue su curso evolutivo hasta causar IVC y las siguientes adversidades ulcerosas y tróficas que, en nuestro país, llegan a afectar a más de 300.000 adultos, con la correspondiente influencia laboral y de calidad de vida de estos pacientes, de los cuales un 20% requiere baja laboral en alguna ocasión.

Estamos hablando de las varices como el estado persistente del sistema venoso, en el que hay dificultad para el retorno sanguíneo en los miembros inferiores. Es una patología crónica de curso evolutivo lento causada por una disfunción en el sistema venoso de los integrantes inferiores. Frecuenta empezar a manifestarse de forma progresiva, con mínimas dolencias que acrecientan su relevancia hasta llegar a producir en algunos casos molestias invalidantes y complicaciones, como úlceras y lesiones cutáneas tróficas. La OMS define el término variz, varices o venas varicosas como dilataciones permanentes de las venas que con cierta frecuencia son tortuosas.

SÍNTOMAS

Es muy variable y por lo general no guarda relación con la dimensión de las varices, sino más bien con el grado de insuficiencia venosa crónica. Por este motivo, hay pacientes, generalmente hombres, que muestran varices importantes con varias décadas de evolución, que rechazan el régimen por no padecer molestia alguna; en tanto que otros con pequeñas varices sufren afecciones importantes.

Los problemas asociados a la insuficiencia venosa crónica tienen la posibilidad de clasificarse en:
. Problemas estéticos, dilataciones varicosas en mayor o bien menor nivel.
. Pesadez y edemas en las piernas.
. Sensación de distensión, de hinchazón en integrantes inferiores, que empeoran con el ortostatismo o calor
y mejoran con el decúbito y el frío.
. Mal y prurito local sobre las varices.
. Cansancio.
. Calambres musculares.
. Parestesias nocturnas. (La sensación de adormecimiento de una extremidad)
. Debilidad.

De todas y cada una , las más frecuentes son el dolor, edema, calambres nocturnos y prurito.

El mal tiende a ser poco intenso y no en todos los casos está presente. Incluso, en ocasiones, la causa del dolor ni siquiera son las varices. Un caso particular son las varices posteriores del muslo, que pueden doler por compresión, en el momento en que el pacientes está en situación sentada.

El edema es, generalmente, consecuencia de la insuficiencia venosa profunda y a veces puede deberse a una insuficiencia considerable de las safenas. La pesadez de piernas suele acompañar aledema y los dos son de predominio vespertino y mejoran con el reposo.

Los calambres nocturnos no son exclusivos de la insuficiencia venosa puesto que aparecen además en otras patologías. Por su lado, el prurito es un síntoma de cuadros varicosos evolucionados, en los que se presentan trastornos cutáneos. Pueden sobreañadirse lesiones de rascado del tipo de dermatitis eccematosa. Las varices son por norma general bien toleradas salvo en los grados más avanzados o que aparezcan las adversidades. Entre las más recurrentes se encuentran las tromboflebitis, las lesiones tróficas de la piel y las varicorragias. Las varices incrementan el riesgo de trombosis superficial por la existencia de una estasis venosa, como resultado se genera una tromboflebitis que cursa con dolor, se observa un cordón duro y una región eritematosa, todo ello localizado en el camino de la vena o bien venas trombosadas. Las lesiones tróficas de la piel tienen la posibilidad de ser de diferente gravedad desde eccema, hiperpigmentación, atrofia cutánea, hasta úlceras que pueden ser de gran tamaño y se encuentran, comunmente, por encima del maleolo interno de la pierna. Debido a la atrofia cutánea se produce una disminución del espesor de la piel que cubre a la variz lo que unido a la fragilidad de la pared venosa puede producir varicorragias. Estas tienen la posibilidad de ser consecuencia de pequeños traumatismos o incluso espontaneas y pueden llegar a ser muy abundantes. Asimismo, las úlceras tienen la posibilidad de además sangrar.

TRATAMIENTO

Estamos hablando de una enfermedad degenerantes y progresiva y que no es normalmente grave pero si son irritantes y antiestéticas. Habitualmente el tratamiento es paliativo, en otros pueden curarse finalmente. Por consiguiente tienen que tratarse: las varices desarrolladas, las que han producido modificaciones en la piel o bien grasa subcutánea y aquellas en que deseamos evitar futuras complicaciones ( peligro de tromboflebitis, úlceras o bien hemorragias). Por motivos puramente estéticos tienen la posibilidad de tratarse las varices reticulares o las arañas vasculares.

Hay cuatro grupos de tratamiento que tienen la posibilidad de o han de ser usados de manera conjunta:

1.Medidas físico higiénicas Consisten en la corrección de los factores predisponentes. Los pacientes con varices deben evadir la obesidad(la dieta ayuda a impedir las varices ), corregir el estreñimiento, corregir las modificaciones ortopédicas y realizar ejercicios que favorezcan el retorno venoso por medio de el avance de la musculatura gemelar. Es fundamental la higiene cuidadosa y la hidratación de la piel de las piernas. En la mayor parte de los casos es recomendable la utilización de medias flexibles.

2.Medicamentos Hay numerosos tónicos venosos que actúan sobre la pared de la vena o bien progresando la reabsorción del trasudado.

3.Escleroterapia Consiste en la introducción dentro de la vena de líquidos o bien espumas que producen una inflamación y obstrucción de la vena con la posterior desaparición de la red venosa. El tipo y concentración del producto esclerosante está con relación a el tamaño y ubicación de la vena. Sólo algunas de las varices tienen la posibilidad de ser tratadas con este método y hay un porcentaje de recidivas aunque su uso se ha extendido más desde la introducción de la microespuma. Se usa además como complemento a la cirugía.

4.Cirugía El procedimiento clásico ha consistido en la extracción de las venas safena interna o externa por medio de el arrancamiento con un cable asociado a la ligadura o bien cierre de sus uniones con las venas femoral o bien poplítea. Hay adelantos en cirugía y con buenos resultados.

5.Otras terapias Como tienen la posibilidad de ser la presoterapia, hidroterapia tienen la posibilidad de hacer mejor su evolución,

SABÍAS QUE…

-La edad es el principal aspecto de riesgo de desarrollar varices y perjudica por igual a hombres y mujeres. A los 70 años el 70% de la población muestra algunos de los tipos de varices descritos en frente de solo un 20% a los 25 años.

-Los portadores de varices tienen una historia familiar dos veces más recurrente que los no portadores.

-La obesidad juega un papel desfavorable en ambos sexos por igual.

-Entre grupos de mujeres de 37 años,uno sin haber sufrido embarazos y el otro con dos embarazos , hay cuatro ocasiones más varices en el grupo de las embarazadas que en el otro.

-Aunque la mujer consulta 9 ocasiones más que el hombre por varices , éstas cuando son tronculares son igualmente recurrentes en los dos sexos. Sin embargo las arañas vasculares son más recurrentes en la mujer.

-Impedir el estreñimiento es pieza clave para la aparición de las varices .

-Las várices perceptibles, comúnmente llamadas arañitas vasculares, afectan en su gran mayoría a las piernas y pies. No obstante, además logramos hallar otro tipo de várices: las llamadas internas. Estas se encuentran en regiones del interior del cuerpo y pueden aparecer en el esófago, en el útero, en el recto, etc. Incluso, si tienes una obstrucción de la vena proximal axilar, podrían manifestarse en los brazos aunque el efecto de la dilatación sería poco aparente para el ojo humano.

-Especialmente en profesiones con ortostatismo prolongado (mucho tiempo parado ) como camareros, panaderos, azafatas, instructores, … incrementan el peligro de padecer varices crónicas.

-Las adversidades ulcerosas y tróficas tienen la posibilidad de afectar, en nuestro país, a más de 300.000 adultos, con la correspondiente repercusión laboral y de calidad de vida de estos pacientes.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí