David Rocha podría ser el refuerzo de gran lujo del Cacereño en el mercado invernal. El centrocampista, que se recupera estos días de una operación de pubis que le lastró el año pasado en Segunda División con el Extremadura, ahora ha pedido al que fué su club durante 2 etapas diferentes poder entrenar con la plantilla verde en las próximas semanas.

A partir de ahí el paso siguiente podría darse porque Julio Cobos le conoce bien y sabe que, en plenitud, sería un futbolista muy, muy interesante desde el punto de vista deportivo por experiencia y calidad, pero también desde el prisma emocional por sus condiciones humanas para el vestuario, en el que no se duda que encajaría a la perfección.

A todo ello podría asistir que el futbolista está en un litigio con su último club, el Extremadura, por incumplimiento de contrato tras ceder su ficha a principios de temporada para poder ser intervenido y aligerar de esta manera la plantilla azulgrana. Por todo ello y ciertas causas más parece poco probable su retorno a Almendralejo en este momento de su carrera.

La incorporación del versátil futbolista al CPC está sobre la mesa, según ha contrastado este diario, aunque los protagonistas hayan guardado discreción al respecto y todo esté aún en pañales desde el criterio ejecutivo. Cobos, que coincidió con Rocha como jugador en el Cacereño (inclusive uno suplió al otro en el momento en que estuvo lesionado antes de un partido en el 2003 cuando el primero se encontraba en la madurez de su trayectoria y el segundo era un aventajado canterano verde), vería con positivos puntos de vistas su llegada, o al menos observar in situ la evolución del futbolista para después elegir si se firma definitivamente al que ha sido uno de los más indispensables jugadores que ha tenido el decano extremeño en lo que va de siglo XXI.

Además, David Rocha fué entre los favoritos de la afición siempre. Fue uno de los protagonistas del ascenso en la 2008-2009 y después sería capitán y siempre mostró su inclinación hacia su club. La condición de director deportivo, añadida a la de entrenador del de Valdehornillos desde el instante en que por el momento no está Luis Puebla y la plena confianza que en él tiene el presidente, Carlos Ordóñez, puede hacer que se concrete su fichaje toda vez que su estado físico sea el óptimo.

A sus 35 años, Rocha vive en Cáceres y le seduciría terminar su carrera en su localidad natal y en el club de su corazón, al que ha dirigido ya desde su condición de canterano. El martes estuvo en el partido ante el Jerez en Tribuna. No hay decisiones sobre esto, mas sí deseo. David Rocha podría cumplir su tercera etapa en el CPC.






Fuente