La Policía Local de Badajoz, en un gadget conjunto con la Policía Nacional, ha denunciado frente Salud Pública a entre los locales del río por sobrepasar el aforo permitido en sus veladores, sostener la barra abierta al público y tras comprobar que se fumaba dentro y fuera del establecimiento y que algunos de los camareros estaban atendiendo sin mascarillas a los usuarios. Ha sido el alcalde, Francisco Javier Fragoso, quien se ha referido a esta demanda al llevar a cabo cómputo de las sanciones impuestas a particulares y hosteleros desde el momento en que se decretó el último estado de alarma por incumplir las reglas sanitarias. La actuación, según ha explicado, tuvo lugar a lo largo del pasado fin de semana, en el momento en que los agentes acudieron al local, con 41 mesas para 4 personas, y hallaron a conjuntos de 13, 11 y 9 personas sentadas juntas en los veladores, en el momento en que lo permitido entre no convivientes es un máximo de 6. «Había más de 200 personas en la terraza», ha asegurado el alcalde, lo que suponía un exceso de aforo de alrededor de un 30%. Además de gestionar la demanda ante Salud Pública, el ayuntamiento decidió sacar el permiso de ampliación de veladores al establecimiento, por lo cual solo podrá disponer el 50% de los que contempla su licencia. «No vamos a permitir abusos para hacer caja», ha advertido Fragoso.

LA VERSIÓN DEL LOCAL

Aunque en su intervención el alcalde ni citó ni quiso decir, a preguntas de la prensa, el nombre del establecimiento sancionado, este períodico ha podido confirmar que hablamos de La Pera Limonera. Uno de sus responsables, Jesús Cansado, ha negado esta mañana que en la terraza hubiese más de 200 personas cuando llegó la policía, «ni siquiera 160», que es el límite del aforo -dijo- tal como que en las mesas hubiese más de 6 personas juntas, ya que los grupos estaban veladores separados y guardando la distancia de seguridad. Asimismo, ha asegurado que «jamás» se permitió fumar en el local, que la utilización de la barra lo tienen «controlado» y que las únicas personas que se aproximaron a ella fueron usuarios que «iban a pagar, mas no había nadie consumiendo en ella», y ha puesto en duda que hubiese camareros sin mascarilla, «porque eso lo llevamos a rajatabla». Según aseguró, la única notificación que le ha llegado por el momento es «un acta del precinto de la barra». «Pienso que se está exagerando mucho», ha criticado este empresario.

No lo considera de este modo el alcalde, quien ha calificado los hechos como «una irresponsabilidad total» por la parte del local. No obstante, Fragoso ha insistido en que este es un caso «apartado» y que el 99% de la hostelería es «ejemplar» en el cumplimiento de las reglas.

Desde que se dictaminó el último estado de alarma, se han interpuesto 10 actas denuncias por incumplir el número máximo de personas por velador, 4 de ellas a lo largo del puente de Todos y cada uno de los Santos y se ha sancionado a un total de 17 personas, pues, como ha recordado el alcalde, las multas son para los usuarios y también para los hombres de negocios que lo permiten. «Había mesas con hasta 14, 10 y 9 personas», ha apuntado.De igual modo, por incumplimiento de horario y aforo, se han cursado 9 demandas contra establecimientos, cinco de en el puente.

UN POSITIVO JUGANDO A LAS CARTAS

Los incumplimientos vigilados y denunciados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no se centran únicamente en el campo del ocio. De este modo, por medio de la colaboración de los vecinos, la policía local pudo hallar a un ciudadano que, más allá de ser positivo en covid-19, acudía a divertirse a las cartas a la sede de una asociación vecinal de la ciudad. «Puso en riesgo a otras seis personas de avanzada edad», ha recriminado Fragoso, que además explicó que los agentes debieron intervenir con su hijo, que hacía vida normal, aunque tenía que almacenar cuarentena por ser un contacto ajustado. La persona contagiada fue trasladada a su domicilio y se le ha advertido de que su comportamiento puede ser un hecho constitutivo de delito contra la salud pública. Los bomberos se encargaron de desinfectar la sede vecinal.

Por otro lado, el alcalde informó de que desde el instante en que entró en vigor el nuevo estado de alarma se han puesto 21 demandas por fiestas particulares en pisos, nueve de ellas durante el puente, aunque la policía local ha recibido hasta 60 llamadas por este tipo de celebraciones. De igual modo, se han interpuesto otras 55 por hacer botellón en la vía pública, más allá de estar contraindicado, siete de ellas durante el pasado fin de semana. Fragoso ha alertado de que un prominente porcentaje de los denunciados son menores de edad y puso el ejemplo de lo ocurrido este puente en la calle del Almendro, donde tras recibir una llamada alertando de que un conjunto de 15 jóvenes se encontraba consumiendo alcohol en la vía pública, la policía local logró interceptar a siete de ellos, todos con menos de 18 años. El alcalde apeló a la «responsabilidad de los progenitores» a fin de que estos hechos no sucedan. «Alén de la multa, esto implica poner en peligro a sus progenitores y a sus abuelos», ha alertado.

Además durante el puente se ha denunciado a 60 personas por no llevar mascarilla (200 desde el último estado de alarma) y a otras 31 por no respetar el toque de queda y circular por la calle sin justificación tras la medianoche (53 desde el momento en que se dictaminó el estado de alarma). Las multas van de los 600 a los 10.400 euros.

Fragoso ha señalado que, en general, la ciudadanía está cumpliendo con las normas, mientras que ha advertido de que habrá «mano dura con los incumplidores, porque lo que se juega la multitud es la vida», dijo.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí