Tras un buen inicio en el que se puso por enfrente en el luminoso, Cáceres Patrimonio de la Humanidad vio como Destino Palencia ahogaba su juego de ataque para darle la vuelta al partido en el desenlace del segundo cuarto y hallar, en el inicio del tercero, una renta de 10 puntos que supo manejar perfectamente hasta el final del encuentro (76-65).

El grupo extremeño brincó a la pista palentina con el convencimiento de que la única forma de vencer a los locales era defender con uñas y dientes. También los locales trataban de hacerse fuertes atrás y también impedir las internadas de su contrincante, y los primeros acompases del encuentro estuvieron marcados por la intensidad protectora de uno y otro conjunto, aunque fue el conjunto extremeño el que logró salir  vencedor de ese desafío inicial en el que las canastas llegaban con cuenta gotas. Y en esa tesitura, la sociedad Sanz-Marcius funcionó perfectamente para ofrecer a los visitantes las primeras virtudes en el luminoso (2-6, minuto 4).

Desde ahí, por otro lado, Palencia apretó los dientes y Cáceres padecía para llegar al aro contrario, aunque no cedieron terreno los verdinegros y Sanz, con el primer triple del partido, ampliaba la renta de los suyos hasta los seis puntos a falta de 4 minutos para el final del cuarto (5-11)

Mas Destino Palencia despertó. Y lo logró a lo grande, de la mano de Richotti y con un enorme cierto desde más allá del 6,75. Una reacción que llevó a los locales a firmar un parcial de 14-8 que dejaba el marcador en un igualado 19-19 al minuto 10.

El comienzo del segundo cuarto estuvo de todas formas marcado por el acierto de los locales en los tiros de tres, con Richetti como protagonista, Palencia anulaba constantemente las ventajas visitantes (26-26). Mas Macius y Schaftenaar contrarrestaban la tarea del argentino en el otro bando y por medio de ellos y a un buen trabajo de equipo, Cáceres Patrimonio de la Humanidad volvía a abrir brecha en el luminoso justo en el momento en que se llegaba al ecuador de este segundo cuarto (28-34).

REACCIÓN LOCAL / Paraba el partido el técnico local, que ordenaba a los suyos una defensa mixta en busca de soluciones. Le funcionó la táctica a los palentinos, que con una canasta de Jabari y un triple de Cámara volvían a apretar el marcador a falta de tres minutos para el descanso (32-34).

No quedaba ahí la cosa, y pese a todos los esfuerzos del cuadro verdinegro, el marcador visitante no se movía. Cierto es que Palencia tampoco anotaba con simplicidad, pero pese a ello lograba igualar otra vez la contienda (36-36, minuto 19). Cáceres estaba completamente ahogado en ataque y una combinación entre Purifoy y Gatell y una canasta de Marcius ponían a los locales por delante. cinco minutos después de la última canasta verdinegra, Macius conseguía cortar diferencias al descanso (40-38).

La sequía anotadora de los extremeños se extendió tras el descanso. La defensa de Palencia ahogaba a los verdinegros, que tras otros dos minutos y medio sin ver aro veían como los locales se iban de siete puntos (45-38).

Berg anotaba al fin para los visitantes tres minutos tras haberse iniciado el cuarto (45-40), pero un nuevo arreón de Destino Palencia, con dos triples sucesivos incluidos, colocaba el 56-40 en el marcador a falta de 4 minutos para el final del tercer cuarto.

Las cosas se complicaban para los verdinegros. No es que fallasen bastantes tiros ni que perdiesen demasiados balones, sencillamente es que no tenían el balón y veían como su rival se sentía poco a poco más cómodo sobre la cancha. Más allá de todo, Cáceres no bajaba los brazos, apretaba los dientes en defensa en esos últimos compases del cuarto y lograba ingresar en los diez minutos definitivos con ‘solo’ 10 puntos abajo 62-52).

Visto lo visto, sin embargo, aunque la diferencia parecía asequible, la remontada solo iba a ser viable si cambiaban bastante las cosas en la pista, y eso que Devin Schmidt se mostraba formidablemente inspirado con sus acciones individuales.

De entrada, lo que consiguió el cuadro extremeño fue frenar la escapada de su contrincante y llevar el partido hasta la igualdad, cuando menos en la cancha, aunque el toma y daca en que entró el juego, con el consiguiente intercambio de canastas, solo favorecía a los palentinos, que sostenían su renta muy estable (70-58, minuto 35). Lo procuraron todo los cacereños, mas lo cierto es que aunque la diferencia no era mucha, Palencia jamás vio peligrar su triunfo.

La ficha:

76 – Destino Palencia: Bakary Cámara (5), Aitor Zubizarreta (0), Sean Smith (4), Peston Purifoy (9), Sasa Borovnjak (10) -cinco inicial- Nico Richotti (15), Combato Massarelli (3), Edu Gatell (4), Jabari Narcis (20), Javier Soler (0), Dani Rodríguez (6).

65 Cáceres Patrimonio de la Humanidad:  Jorge Sanz (5), Paco del Águila (2), Sylvester Berg (2), Jeff Xavier (6), Sandi Marcius (14) -cinco inicial- Devin Schmidt (18), Roeland Schaftenaar (12), Adrián Usó (0), Ferrán Ventura (2), Aitor Etxeguren (4)

Marcador por cuartos:  9-19, 40-38 (reposo), 62-52 y 76-65 (final).

Árbitros:  Sacristán, Terreros y Garvín. Sin eliminados.

Incidencias:  Encuentro de la cuarta jornada del grupo A de la LEB Oro disputado en el Pabellón Municipal de Palencia a puerta clausurada.







Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí