Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guarda Civil han detenido a un vecino de la ciudad cacereña de Cañaveral, de 63 años, como presunto autor del incendio forestal intencionado ocurrido el pasado mes de agosto en este concejo, y que calcinó más de 100 hectáreas.

Aparte de un delito de incendio forestal, a este hombre además se le acusa de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, en su variación de caza furtiva, por el uso de distintas métodos de caza no selectivos prohibidos por la ley.

Según informa la Guardia Civil en publicación oficial, la investigación se inició tras una secuencia de incendios forestales, cinco en conjunto, que se fueron declarando en el término municipal de Cañaveral a lo largo de los meses de julio y agosto, en plena época de peligro prominente de incendios forestales.

Unos incendios que se declararon en las proximidades del núcleo urbano de esa población, por lo que supuso un «compromiso visible, tanto para la integridad física de la gente, como para los bienes inmuebles y también infraestructuras cercanas», y de los que dos de conllevaron la declaración del nivel de peligrosidad 1 del Plan Infoex, por la viable afectación a personas o recursos no forestales.

Dada esta situación, agentes del Seprona iniciaron una investigación, llamada ‘Silleta’, centrada en el origen del incendio forestal que se inició el 6 de agosto, en el paraje conocido como ‘El Pasil’, y que calcinó una 100 hectáreas, que dañaron a un área protegida de alto valor medioambiental, incluida como zona ZEPA.

Durante los 4 meses de investigación se han llevado a cabo varias vigilancias, inspecciones técnico-oculares, obtención de testimonios y otros elementos de prueba, que ha ha permitido la obtención de rastros incriminatorios suficientes para atribuir la supuesta implicación de un vecino de Cañaveral en estos incendios, por lo que fué detenido.

Este hombre, de 63 años, está acusadao de ser el supuesto creador de un delito de incendio forestal, de carácter intencionado, causado con la meta de remover de forma incontrolada especies vegetales forestales, como matorral, arborescentes, pastizal, zarzas.

La Guardia Civil le asigna aparte la comisión de un presunto Delito continuado relativo a la Protección de la Flora, Fauna y Animales Domésticos, en la variación de caza furtiva, tras hallarse en el interior de una de las parcelas que utiliza, distintas métodos de caza prohibidos y no selectivos, como cepos, lazos y perchas, «utilizados para la captura indiscriminada de animales, y que estaban dispuestos para su uso, sin importar la prohibición existente para la tenencia y utilización de estas artes y procedimientos de caza», explica.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí