Estacionamientos gratuitos, bares y tiendas a mitad de gas, una plaza libre de aglomeraciones y poca afluencia de peregrinos. Probablemente Puebla de Guadalupe vivió esta mañana el día 8 de septiembre, Día de Extremadura, el más atípico de los últimos tiempos. Los protocolos anti-covid no permitieron a la Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura, cruzar el arco de la ermita de Santa Paula, entre aplausos y vítores de cientos de devotos, para realizar su tradicional recorrido por el claustro del monasterio de Guadalupe. Pese a ello, la Reina de los Pueblos volvió a ser el centro de todas las miradas, que en este año tan especial parecían contemplarla de otra manera. En esta ocasión, la morena lució un majestuoso manto del maestro bordadora Fray Cosme.

A las once de la mañana, con los cantos del coro de Santa María de Guadalupe, comenzó la Eucaristía, oficiada por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, de Extremadura, quien en su homilía aludió a la pandemia de coronavirus: Virgen de Guadalupe. Ayúdanos a todos en estos momentos difíciles, pero estamos seguros que saldremos todos juntos. “Le pedimos a la Virgen que nos mantenga capaces de luchar contra todos los virus y que no nos meta el virus más tremendo, que sería el del egoísmo”, prosiguió Cerro, quien animó a los presentes a seguir las recomendaciones de salud.

Para cumplir con el distanciamiento social, la misa se celebró con un capacidad reducida 270 personas, en la nave central del monasterio, y 40 sillas en la zona del claustro para poder seguir la celebración eucarística por televisión. Atrás quedaron las imágenes de un templo abarrotado de fieles con abanicos en la mano para sofocar el calor. Entre otras medidas, los asistentes debían ingresar al templo con una máscara y, nada más entrar, contaban con geles hidroalcohólicos, como se indica en los paneles informativos que proliferaron alrededor de la plaza y en el propio recinto sagrado.

Además del arzobispo, también estuvieron presentes en la misa los arzobispos de Mérida-Badajoz y Plasencia, Celso Morga y José Luis Retana, respectivamente. Al despacho asistieron el presidente del Consejo, Guillermo Fernández Vara; el diputado delegado del Gobierno en Cáceres, José Antonio García; la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín; el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo; el presidente en funciones de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos Rodríguez, así como representantes de diversas formaciones políticas, autoridades civiles y militares.

Guadalupe inició el Año Santo Guadalupense el 2 de agosto. «El número de visitantes al monasterio, y por no hablar de peregrinos, ha sido como casi en otros años durante el mes de agosto», dijo el padre guardián del Monasterio de Guadalupe, Fray Guillermo. Cerrato. Esta mañana ha acudido al templo un grupo de amigos de Malagón (Ciudad Real), que desde 1982 han realizado una romería al municipio de Cáceres movidos por la devoción a la Virgen. “Hoy estamos viviendo muy bien, pero hemos tenido una semana muy mala”, reconoció Yolanda López.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí