La Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura ha comunicado a la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve) del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación dos casos positivos de fiebre del valle del Nilo en dos caballos de explotaciones de Santa Amalia y Guareña. Se trata de los dos primeros casos de este año en la región, aunque ya se detectó otro el año pasado y hay una docena de alertas en Extremadura por esta enfermedad desde que se creó el registro nacional, en 2003.

En los dos casos confirmados en Extremadura, los servicios oficiales veterinarios recogieron muestras de los dos caballos de Santa Amalia y Guareña después de que los veterinarios de estas explotaciones detectaran que mostraban signos compatibles con esta enfermedad, que tienen sus reservorios en las aves y se transmite únicamente a caballos y humanos a través de la picadura de un mosquito que previamente haya picado a un ave infectada. La enfermedad ha generado este verano inquietud en el entorno de Sevilla por los casos graves que se han diagnosticado en humanos
Los dos casos de Extremadura han sido confirmados por el Laboratorio de Algete (el laboratorio de referencia nacional de la enfermedad) y los dos caballos están recibiendo tratamiento.

Control

«No hay que causar alerta, pero sí estar vigilantes, porque igual que dos mosquitos se lo han transmitido (el virus) a dos caballos, pueden hacerlo también a humanos», reconoce el presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz, José-Marín Sánchez Murillo. «Lo que nos indican los dos caballos, que han actuado de centinelas, es que el virus está circulando en la región o al menos en esas zonas», incide. Recuerda además que los veterinarios llevan años reclamando que se cree una unidad de entomología médica veterinaria, que permita trazar un mapa de riesgo y anticiparse a este tipo de enfermedades.

Desde la Junta de Extremadura únicamente se contemplan por el momento acciones para evitar se puedan ver afectados otros ejemplares de esta misma especie. A través de la Dirección General de Agricultura y Ganadería se ha trasladado a los ganaderos la necesidad de utilizar repelentes aplicados a animales e instalaciones, así como la necesidad de desinfectar debidamente las cuadras e y evitar la existencia de balsas de agua estancada en las que pueden proliferar los mosquitos responsables de transmitir el virus. Plantean también evitar la exposición de los animales en las horas de actividad del mosquito o usar las vacunas disponibles para animales.

Endémica en África

La fiebre del Nilo es una enfermedad vírica endémica en África, que afecta fundamentalmente a aves y de hecho se considera que las aves migratorias son las responsables de que el virus haya saltado a la península. El virus puede contagiar a mamíferos como el caballo o al hombre, aunque ambos actúan como fondo de saco: no pueden contagiarse entre sí, sino solo mediante la picadura de un mosquito que antes haya picado a un ave. En el caso de los mamíferos, el cuadro es habitualmente asintomático, aunque puede cursar de forma grave, provocando encefalomielitis.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí