Se acabó el conflicto por la fecha de incorporación de los enseñantes interinos extremeños con vacante para todo el curso escolar. La Consejería de Educación acatará lo que afirma que la justicia y a partir del próximo curso tendrán que incorporarse el 1 de septiembre, el mismo día que lo hacen los enseñantes con plaza en propiedad. Pero además de esto aceptará las secuelas por no haberlos contratado desde el primero de los días de curso en los últimos cuatro años. El secretario general de Educación, Francisco Javier Amaya, ha explicado que la Junta va a reconocer de oficio a unos 2.700 docentes interinos de la región los primeros días de septiembre que no fueron contratados desde el curso 2017/2018, tanto en el aspecto económico como en los méritos.

Estima que, además del reconocimiento administrativo, van a deber abonar entre 6,8 y siete millones de euros a estos 2.700 interinos. De estos, unos 880 son del cuerpo de profesores a los que se les adeuda entre 9 y 10 días por curso escolar, y otros 1.800 son enseñantes del cuerpo de instructores a los que tendrán que abonar entre 4 y 5 días por año escolar. Los profesores tienen menos días atentos porque suelen cesar sus contratos anualmente el 3 o bien 4 de septiembre para llevar a cabo la convocatoria extraordinaria de exámenes, mientras que los profesores acaban su relación escolar cada 31 de agosto.

Así, ha precisado Amaya, se casan las dos sentencias que sobre este tema han ganado en diferentes órganos judiciales dos sindicatos en la región: CSIF y PIDE.

La última sentencia la emitió el Tribunal Supremo la semana anterior. En ella, desestima el recurso de la Junta presentado contra el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEX) que daba la razón al sindicato CSIF y forzaba a la incorporación de los interinos desde el 1 de septiembre. En este momento, tras la confirmación del Supremo, la sentencia ya es firme. «Esta administración es seria, responsable y respetuosa con la resolución de la justicia», ha apuntado Amaya.

Además de esto, el sindicato PIDE también tiene una sentencia en su favor, asimismo firme y «ahora ejecutada», que ordena a la Junta a admitir los derechos de un interino en concreto, tanto en el campo económico como méritos, y a realizar los pagos a este con una retroactividad de cuatro año, según ha explicado Amaya.

El secretario general de Educación ha apelado en este momento a estos dos sindicatos a sentarse con la administración para negociar las condiciones de esos pagos, de qué manera y cuándo se realizarán. «Cuando se negocien estos aspectos (en relación a plazos), se verá de qué manera se reflejará luego en las cuentas de la Junta de Extremadura», apuntan desde la consejería. Recuerdan que se podría hacer a través de una enmienda en los Presupuestos Generales de Extremadura o más tarde en la ejecución del presupuesto. 








Fuente