En un tono mucho más cordial del habitual, el Ayuntamiento de Badajoz termina de aprobar unánimemente la suspensión de las tasas de veladores y de venta ambulante en el 2021, las dos únicas relativas a la actividad económica sobre las que tiene potestad la administración local y que repercute en dos sectores especialmente afectados por la crisis sanitaria y económica, como son la hostelería y los mercadillos. En Badajoz hay concedidas 401 licencias de venta ambulante y 457 para la instalación de terrazas.

El pleno en el que se han aprobado las modificaciones de las ordenanzas fiscales que regulan ambas tasas, fué increíble y urgente, gracias a la premura a fin de que la suspensión del cobro logre entrar en vigor el próximo 1 de enero, que es cuando se inicia el periodo de devengo. Han sido precisamente estas «prisas» las que han provocado la única crítica que han puesto encima de la mesa tanto el PSOE como Unidas Tenemos la posibilidad de.

El concejal socialista Emilio Pérez ha señalado que la resolución «viene un poco tarde» y ha recordado que hace 7 meses su grupo ya propuso la exención «y no se nos hizo ni caso». Pérez ha lamentado la «falta de previsión» que dará sitio a que el proceso para la entrada en vigor sea «una carrera de óbices», ya que las modificaciones de las ordenanzas se tienen que publicar en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y mantenerse un periodo de 30 días en exposición pública. Por su parte, la representante de Unidas Tenemos la posibilidad de, Erika Cadenas, se ha manifestado en los mismos términos y ha recordado que su conjunto ya ha propuesto la exención de tasas entre diez medidas de urgencia a lo largo del confinamiento. Independientemente de que se aprobase antes o después, la resolución no será ejecutiva hasta el 1 de enero, según ha recordado el concejal de Vox, Alejandro Vélez. «No confundamos», ha recalcado. Para el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Gragera, «a lo mejor» este acuerdo fué entre las cuestiones en las que el conjunto de gobierno hizo caso a las propuestas de la oposición, aunque ha apuntado que esta resolución está enlazada a la propia evolución de la pandemia. En desacuerdo con las críticas de los dos conjuntos de la oposición se mostró el concejal de Economía y Hacienda, Eladio Buzo, que «no acepta» que se diga que la resolución llega tarde o bien que se les acuse de falta de previsión, ya que la orden del alcalde data del 25 de octubre, cuando el Gobierno central decretó el estado de alarma. Ha mencionado además que el Ayuntamiento de Badajoz fue el primero en el tercer mes del año en tomar medidas de cierre y el primero que abrió en el momento en que terminó el confinamiento, tanto para adecuar los circuitos de los mercadillos como aceptar la ampliación de las terrazas, además de la aprobación de las bonificaciones para comerciantes ambulantes y veladores. «En cada instante hemos intentado reaccionar con los instrumentos que tenemos», ha recalcado el alcalde, Francisco Javier Fragoso, quien ha contestado a la oposición que hace meses no era previsible el cariz que iba a conseguir la pandemia, cuando el Gobierno central aún hacía una valoración optimista de la evolución. Fragoso no piensa que haya inconveniente en cumplir los plazos para que antes del 31 de diciembre ámbas ediciones esté aprobadas pero, aunque de esta forma ocurriera y no pudiese entrar en vigor la suspensión, se podría aprobar una bonificación posterior al periodo de devengo. En cualquier caso, ha recordado que otros ayuntamientos está adoptado en este momento estas medidas, entre el de Cáceres, donde rige el PSOE. «Tan torpe no vamos a ser», dijo. El alcalde espera que los pactos logren mostrarse mañana en el BOP.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí