Es la más grande campaña que pone en marcha la Fundación Banco de Comestibles de Badajoz, con la que se logra atestar su ‘despensa’ para seis meses y por medio de la que en el 2019 se consiguieron reunir casi 160.000 kilos de artículos en solo un par de días. Mas este año la ‘gran recogida’ ha debido reinventarse a causa de la pandemia por la covid-19 y ya no van a ser los 800 voluntarios que moviliza los que animen a los ciudadanos a donar y recojan los alimentos en las tiendas, sino que van a ser las cajeras las que notificarán a los clientes de que pueden realizar sus donaciones en la propia caja, ofertando una tarjeta desde 1 euro hasta la cantidad que se quiera aportar. «Todo ese dinero se convertirá de manera inmediata en alimentos», explicó Carmela de Lope, gerente del Banco de Comestibles. También se podrá ayudar mediante su página (www.bancoalimentosbadajoz.org)

Tampoco será una campaña de dos días como era lo común, sino se desarrollará del 16 al 21 de noviembre y en vez de unos 40 supermercados de Badajoz y la provincia, se extenderá a más de cientos, al no necesitar que estén presentes durante toda la jornada los ayudantes.

«Es un arma de doble filo», reconoce Carmela de Lope. Por un lado, se puede prolongar la campaña a más mercados de la provincia y se van a poder comprar los productos que sean más necesarios, pero, por otro, es consciente de que con este sistemas las donaciones se marchan a conocer sensiblemente mermadas. De ahí que, la gerente del Banco de Comestibles reitera que que no va a haber ningún tipo de trasvase de dinero, sino que las tiendas va a salir los artículos por el importe que se recaude en cada uno de ellos directos al almacén del polígono industrial El Nevero, donde van a llegar en palés y lotes por tipo de artículos, lo que facilitará bastante el trabajo posterior que debían hacer los voluntarios, que ahora trabajan en grupos ‘burbuja’ de 4 para evitar probables contagios,

El Banco de Alimentos tiene en estos momentos 15.000 adjudicatarios en la provincia, unos 1.600 más que en el mes de marzo, en el momento en que se inició la crisis sanitaria, y la demanda sigue al alza, por eso lanza un mensaje claro: «se requiere la asistencia de todos, porque sino más bien, no llegamos».

Colaboración de los colegios

Con el objetivo de mitigar ese previsible descenso en las donaciones por medio de la ‘gran recogida’, el Banco de Comestibles de Badajoz puso en marcha otras ideas para atender a quienes más lo necesitan en estos instantes. Así, además de hacer un ‘autoservicio en línea’ en el que los donantes tienen la posibilidad de seleccionar cestas de 10, 20, 50 euros o personalizarlas para colaborar, también se está realizando una campaña en colaboración con los centros académicos de la provincia, para que las familias tienen la posibilidad de realizar sus aportaciones con seguridad. En este último caso, según enseña Carmela de Lope, recuerda con cada instituto el producto que se marcha a donar, con la intención de que todos los alumnos aporten exactamente el mismo y se pueda disponer de un volumen suficiente como para que logre distribuirse entre todos los adjudicatarios y no haya pequeñas cantidades de varios comestibles diferentes.

La trabajadora social fué la responsable de ponerse en contacto con todos y cada uno de los centros académicos y a los que han recibido, se ha trasladado un contenedor donde los pequeños tienen la posibilidad de depositar sus donaciones. «Invitamos a todas las familias a que nos asistan y ayuden», animó De Lope.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí