Habrá Cáceres Patrimonio de la Humanidad-Leyma Coruña el viernes a partir de las 21.00 horas. El conjunto extremeño solicitó un permiso especial para acortar la cuarentena de sus jugadores después del positivo de covid-19 detectado la semana pasada y así podrá tener si bien sea unos cuantos días para preparar el choque, que va a suponer su regreso a la competición tras casi un mes.

La clave fué que todos han dado negativo en este momento. Asimismo desde el club se ha realizado la firme promesa de que en los próximos días la vida del equipo se reducirá drásticamente a ir del pabellón a casa y viceversa.

En verdad, este miércoles la plantilla volvió a ejercitarse por la tarde tras una semana sin reunirse todos. Sí han mantenido actividad durante estos días Sylvester Berg, Jeff Xavier y Roeland Schaftenaar, que estaban con sus escojas en el momento en que se causó el caso. Los otros ocho profesionales que sobran se sostuvieron en sus casas haciendo como pudieron el trabajo físico que les confió el responsable de esta parcela, Mario Díaz Hellín.

La cuarentena no afectó a los integrantes del cuerpo técnico, en el que se ha estudiado minuciosamente al rival a fin de que las consignas para frenarlo se asimilen en la plantilla a la mayor brevedad. La obligación en solamente tres sesiones será sintetizar lo máximo.

La resolución aprobada por la Federación De españa satisface equilibradamente en el club, pese a la premura para elaborar sobre la pista el choque ante el Leyma Coruña. Sobre la mesa llegó a estar que se jugase el sábado o el domingo, lo que no convenía demasiado porque muy poco después, el martes 15, se disputa también en el Multiusos un choque indudablemente más ganable: el aplazado en su instante frente al Liberbank Oviedo. El Leyma Coruña es considerado entre los favoritos del conjunto.

No hay mucha más flexibilidad en relación a fechas, dado que hay otro choque pendiente al que buscar ubicación en el calendario: el que se pospuso el pasado viernes en oposición al Tizona Burgos.
Lo que no ha podido conseguir el Cáceres es que al menos el choque de mañana se dispute con público, por muchas restricciones y controles que ha ofertado a las autoridades sanitarias que se hubieran producido. El pabellón cacereño volverá a tener las puertas cerradas para la hinchada.

RENOVACIÓN

Por otro lado, el Cáceres y la Fundación Valhondo Calaff firmaron la continuidad de su acuerdo por el que el club seguirá implicado en diferentes acciones sociales. Los causantes de las dos entidades mostraron su satisfacción y también hicieron votos para ajustarse lo mejor posible a las situaciones de esta temporada. 






Fuente