2 – Coria:   Álex, Carlos García, Dani Aparicio, Mahillo, Ismael (Antonio, minuto 58), Iván Fernández (Chencho, minuto 45), Alejandro (Deme, minuto 79), Álvaro, Dani López (Lucas, minuto 79), Fernando Pino, Chema (Giráldez, minuto 79).

3- Oviedo:   Brazao, Johannensson, Bolaño, Edgar, Mossa (Lucas, minuto 85), Cedric, Aburjania (Javi Mier, minuto 66), Jimmy, Riki (Nahuel, minuto 66), Mujica (Sangfalli, minuto 80), Viti (Obeng, minuto 80).

Tantos:   1-0:  minuto 17, Iván Fernández. 1-1:  minuto 42, Viti. 1-2: minuto 44, Mujica. 2-2: minuto 56, Mahillo. 2-3:  minuto 76, Mujica.

Árbitro:   Milla Alvéndiz (C. Andaluz). Expulsó a Fernando Pino, en el minuto 90, por doble amarilla. Reprendió a los locales Álvaro, Mahillo y Diego (en el banquillo);  y a los visitantes Cedric, Mossa y Lucas.

Incidencias:   Partido de la primera ronda de la Copa del Rey disputado en el estadio de La Isla frente a unos 1.200 novatos apasionados. 50 de del Oviedo.

Las gestas requieren sufrir y el Coria padeció. No dejó de luchar e incluso rozó la heroicidad. Pero su paso por la Copa del Rey terminó. Cabeza muy alta y ovación de su afición, que premió su esfuerzo ante un Oviedo que había viajado a Extremadura con el estable propósito de pasar de ronda. Y  lo consiguió en el final (2-3). Fue un partido vibrante, con la lógica superioridad de los asturianos. Pero los celestes, dos categorías abajo, dejaron el listón muy alto y próximo estuvieron de extender el partido en la última acción, un cabezazo de Aparicio que no halló portería por muy poco.

Comenzó fuerte el Oviedo. Deseaba llevar el control del juego y lo dejó claro desde el comienzo, con presión alta y entrando por ambas bandas, si bien su primera ocasión llegó por el centro, un disparo de Mujica que salió altísimo. No estaba de comparsa el Coria, que acto seguido también disparó a portería, aunque desviado.

No dejaba de apretar el cuadro astur, que en el 16 rozó el gol en una acción de Mujica que, muy forzado remató alto. La consigna en el Coria era quitar y correr, y de este modo lo hizo a continuación. Cogió el balón Chema (pedazo temporada la suya) y llegó casi hasta el fondo para asistir a Iván Fernández que, letal, hizo el 1-0.

Si hacía frío la afición lo olvidó en ese momento. Se metió de lleno en el partido y no dejó de empujar a los suyos.

El gol pilló descolocado al Oviedo, que perdió el control de la pelota. Tardó en reaccionar frente a un conjunto celeste al que se le veía cómodo, segurísimo en defensa, con Mahillo y Dani Aparicio en modo muro infranqueable.

Se desesperaba por instantes el conjunto asturiano, que en el 35 pudo marcar cuando Mujica, en situación dudosa, se plantó solo ante Alex, que se realizó enorme para enviar el balón a córner. Volvió a lucirse unos minutos después con una intervención increíble.

No ha podido hacer nada en el 42, cuando Viti, en la de adelante del área disparó configurado al palo (1-1). Eran minutos de bastante acoso del conjunto de Segunda. Que asestó otro golpe antes del descanso, en el momento en que Riki colgó un balón a fin de que Mujica, ahora sí, marcaba (1-2).

Con ganas de sentenciar salió el Oviedo, pero el Coria aún tenía bastante que decir. Y vaya si lo dijo. Informó en el 55 y marcó en el 56, cuando Mahillo voló más alto que el resto para igualar la contienda. «Sí se puede», cantaba la afición celeste.  Se igualó el marcador y el juego. Si bien solo unos minutos, los que tardó el Oviedo en calmarse y también imponer su superior categoría, su físico.

Tocaba padecer, soportar hasta donde el cuerpo y el alma dejaran  e inclusive más allá. Pero los ovetenses aún tenían mucho que decir. El balón era de el y se tradujo en un gol, el 2-3, de Mujica.

Jarro de agua fría, pero nada de rendirse. Rai puso a Mahillo de delantero. Quería fallecer matando y lo logra, cuando superado el minuto 90 Dani Aparició cabeceó un córner que se fue lamiendo del palo. No hubo tiempo para más. No pasó el Coria, pero su partido, su actitud, su lucha, son de matrícula de honor. 


Novedades relacionadas





Fuente