Halloween da menos miedo que el covid. Las máscaras han podido con las máscaras. Que se lo digan a Kike, que ha decorado su tienda de disfraces mejor que nunca este año, pero las ventas no se mueven. A finales de octubre, otros años, en su establecimiento no para ni un minuto vendiendo trajes, complementos y máscaras de zombis, almas, mortajas, guadañas y esqueletos. Pero no esta vez. Esta vez Kike incluso ha tenido tiempo de ambientar el lugar con todo lujo de detalles. La pandemia no ha podido con su optimismo. «Vamos a ser pacientes, lo importante es que la gente se cure». Pero ya se ha visto obligado a prescindir de sus tres empleados, mientras que el vestuario permanece en los estantes y almacén.

Además, los barrios que otros años ponen patas arriba con Halloween han confirmado que no habrá programa. Y zonas de copas como Pizarro también han anunciado a este diario que renuncian al entorno habitual. Las escuelas tampoco han preparado fiestas especiales. Los niños ya deberían estar decorando los pasillos con brujas, escobas y duendes, pero la situación lo impide. Sin fiestas infantiles, la parte «Halloween» que en los últimos años convive con la festividad de Todos los Santos, pierde gran parte de su fuerza.

«Posiblemente la semana que viene habrá algún movimiento por las tardes de los niños que vienen con sus padres a buscar algunos disfraces y complementos. Está claro que el pequeño ‘Halloween’ que se va a mover será eso, pequeñas fiestas familiares para entretener a los más pequeños, pero nada más ”, dice Kike Sáez, que lleva un cuarto de siglo en la tienda de disfraces. y que no recuerda nada parecido a las circunstancias actuales.

Los jóvenes tampoco se mueven. «No han venido a comprar un paquete de accesorios». La evolución de la pandemia, los anuncios de toques de queda y la continua posibilidad de estar encerrados les han hecho renunciar a organizar fiestas y comprar disfraces con previsión. Y Kike, que incluso ha visto caer la despedida de soltero, se lo toma todo para siempre «siempre y cuando esto ayude a que el virus pase lo antes posible». Pero su característica sonrisa sugiere preocupación por el negocio. «Este año No nos han llamado desde zonas comerciales ni de copas para que las decoremos, ni bares, ni pubs, nada …. », Detalla. Y en esta empresa vivimos de fiesta y ocio, con eso todo está dicho ”, rúbrica.

De hecho, los propietarios de los locales que forman el Asociación Hotelera Zona Pizarro-Monumental Abordaron el asunto el pasado jueves y decidieron que esta vez es prácticamente imposible programar nada para Halloween. “Lo hemos estado celebrando juntos desde hace unos cinco años, con ambientación, decoración …, pero hemos hablado de ello y con la situación actual no tiene ningún sentido”, dice Agustín Nieto, representante del grupo.

BARRIOS SIN SUSTANCIAS

Ni siquiera los barrios darán miedo, porque las asociaciones de vecinos no se disfrazarán. En Santa Lucía (Aldea Moret), donde el ‘Pasaje del Terror’ lleva años reuniendo a cientos de personas en torno a la casa de la cultura, que los vecinos transforman durante largas semanas de trabajo en una auténtica galería de horrores, este año no habrá nada.

«Es una lástima, porque preparamos todo con nuestras propias manos e incluso damos vida a los personajes que se esconden en su interior, pero ni siquiera podemos plantearlo dada la situación», declara Javier Moreno, su presidente. Tampoco habrá desfile por las calles ni chocolate caliente con churros para recuperarse de los sustos. El covid no lo permite.

Desde la Asociación de Vecinos de la Urbanización Cáceres el Viejo, Raúl Pérez, presidente, también confirmó ayer que se ha suspendido el ‘Pasaje del Terror’ en el Centro Cívico de La Mejostilla, que el año pasado organizaron juntas diferentes asociaciones del distrito norte: Montesol, Mejostilla , Ronda y Cáceres el Viejo. «Es una pena, porque en la pasada edición hubo colas en la entrada, y ni todos podían entrar. Además, sirve como sindicato vecinal ”, enfatiza Raúl Pérez. De hecho, en la última edición hubo más de sesenta extras caracterizados en el interior.

Pero Halloween tendrá que retirar a los muertos y al espíritu hasta que el tiempo lo permita. Ninguno días de campo de ‘las castañas’ despertarán pandillas y familias como otros años. Por ahora, manda el covid.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí