Ni será veloz, ni estará exenta de probables obstáculos en el camino. España encamina la senda de la restauración del empleo y, de momento, va sorteando los cepos de la segunda ola del covid. Si bien no va a ser hasta, como mínimo, el 2024 en el momento en que recobrará los escenarios de ocupación que tenía antes de la llegada del coronavirus. Y una vez coronado ese pico, el mercado laboral español no alcanzará las cifras de empleo de antes del estallido de la burbuja inmobiliaria hasta el 2026. De esta forma lo reflejan las previsiones publicadas este jueves por la consultora ManpowerGroup, que dibujan un ámbito de restauración para el empleo más lento que otros indicadores como el PIB y fundamentalmente difícil para sectores como el turismo o bien colectivos como los jóvenes.

En el momento en que Pedro Sánchez declaró el estado de alarma, el mercado laboral español todavía tenía materias pendientes de la anterior crisis. Exactamente, según los datos EPA, de los 587.000 empleos perdidos tras el pinchazo de la burbuja y el colapso de Lehman Brothers todavía faltaban por regresar a ganar 146.000 ocupados. El covid barrió el último lustro de restauración y las cantidades de ocupación retrocedieron más de una década.

Según estimaciones de la Comisión Europea replicadas por Manpower, hasta el 2024 el mercado laboral español no habrá recuperado la musculatura perdida a lo largo de la parálisis provocada por el virus. Dichas previsiones dependen de una estabilización de los contagios que dejen una continuidad para la actividad económica y que el empleo pueda crecer a ritmos no inferiores al 2%. Pues caso de que los rebrotes fuercen a nuevos cerrojazos, otras casas de estudios como al OCDE adelantan que la tasa de paro puede escalar del actual 16% hasta el 24%.

El empleo, tras el PIB

Las previsiones recopiladas por Manpower en su estudio revelan un ritmo de crecimiento de la ocupación inferior al de otros indicadores macroeconómicos, como el PIB. España volverá a producir a los volúmenes anteriores a la crisis antes que a usar de nuevo manos para ello. Las estimaciones de diferentes viviendas de estudios difieren en sus datos. La OCDE últimamente aventuró un desarrollo del PIB para España del 5% para el 2021; el Banco de España contempla una horquilla de entre el 4,3% y el 7,9%, en dependencia de los rebrotes; y la Comisión Europea ve más probable que la cifra sea del 5,4%. Unos ritmos, todos , por encima de las quinielas para el empleo. La propia Comisión presagia un crecimiento del 3,5% para el ejercicio próximo, frente a un más fatalista 1% del FMI.

El informe elaborado por la asesora Manpower radiografía el primer encontronazo del coronavirus y también identifica a los primordiales dañados. Y por más que la crisis de la covid está teniendo una dimensión y características sin precedentes, sus víctimas en el mercado de trabajo son los sospechosos habituales. Los trabajadores a tiempo completo han sufrido menos la crisis que los que están ocupados a tiempo parcial, los temporales hicieron lo propio respecto a los sin definir y los extranjeros perdieron más empleo que los originarios. Por franjas de edad, la crisis covid tiene particular incidencia en los más jóvenes, una menor repercusión entre las capas medias y poco efecto entre los más veteranos. Hasta el punto de que los ocupados superiores de 45 años, de media, crecieron en relación a los niveles pre crisis.

Las restricciones sanitarias sobre la actividad económica no han afectado por igual a todos los campos y la crisis del covid se ha cebado con particular intensidad con la hostelería, que arrastra una pérdida de ocupados del 12,3% desde el instante en que empezó la pandemia, y las actividades artísticas, con un descenso del 14,3%. Una pérdida de ocupación significativamente más grande que otras actividades, como la construcción, que prácticamente están en niveles prepandemia (-0,4%). Tampoco la han sufrido igual las grandes compañias que las pequeñas, estas últimas con menor musculatura para aguantar los estragos del virus. Según los datos de Manpower, nueve de cada 10 empleos perdidos entre marzo y octubre estaban localizados en compañías con menos de 250 empleados.






Fuente