El Gobierno ha aprobado la congelación del salario mínimo interprofesional para el 2021, a cargo de encontrar un consenso para comprobar esa cifra. El Consejo de Ministros ha dado luz verde a una predisposición adicional que publicará presumiblemente este miércoles el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que prorroga el SMI en 950 euros por mes. El texto redactado por el Ministerio de Trabajo argumenta la congelación, en el transcurso de un periodo de tiempo indefinido, para «garantizar la continuidad de los trabajos de la mesa de diálogo popular»; según reza el redactado al que tuvo ingreso EL PERIÓDICO.

El salario mínimo se ha enquistado como un nuevo punto de disenso entre los socios del Gobierno de coalición (y con matices en el propio PSOE). Y el Ministerio de Trabajo, frente la carencia de comprensión tanto entre patronales y sindicatos como en el seno del propio Ejecutivo, ha buscado tiempo para facilitar superiores acercamientos. A pesar de que el Estatuto de los Trabajadores solo reconoce «consulta anterior» a los agentes sociales, pues compete de forma exclusiva al Ejecutivo elegir si el SMI sube o no y cuánto. El primordial escollo no es tanto la carencia de entendimiento entre una patronal que rechaza algún incremento y unos sindicatos que aspiran a subidas, sino la carencia de una posición común en el Consejo de Ministros.

El artículo que va a ser anunciado este miércoles en el BOE aduce que el «contexto social y económico de especial dificultad» precisa de dar «continuidad a los trabajos de la mesa del diálogo social». Sin embargo, también apostilla que ello tiene por propósito dar «continuidad a la senda de desarrollo de esta variable salario mínimo en cumplimiento de los compromisos asumidos en el ámbito europeo e internacional», según reza el texto. La prórroga del Consejo de Ministros no detalla qué margen va a tener el diálogo social para lograr un acuerdo y cuándo el Ejecutivo, con o bien sin entente, aplicará su criterio. Tampoco si, caso de que al final se impusiese un incremento, este sería retroactivo a efectos del 1 de enero del 2021 o bien no.

El acuerdo del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos incluye que el SMI alcance el semejante al 60% del salario medio español al terminar la legislatura. Sin embargo, hasta la actualidad no se ha pactado ni desde adentro, ni con los agentes sociales, el calendario de revisiones para realizar dicho deber. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha insistido durante las últimas semanas en que la crisis del coronavirus no es razonamiento suficiente a fin de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez emule al de Mariano Rajoy, que en los años 2012 y 2014 apostó por congelar a lo largo de todo el curso el SMI.

Los sindicatos alertan: «El 2021 no puede ser una salvedad»

CCOO y UGT han emitido un comunicado tras el Consejo de Ministros en el que expresan su rechazo a la congelación aprobada en el mismo. Y en el que avisan de que no aceptarán una congelación para todo el ejercicio. «El 2021 no puede ser una excepción», declaran las centrales en su nota conjunta.

CCOO y UGT han valorado de forma positiva la prórroga a nivel jurídico, para dar seguridad a los presentes perceptores del SMI (unos dos millones de trabajadores, según cálculos del Ejecutivo). Sin embargo, recuerdan que el Ministerio de Trabajo se comprometió con ellos a que el salario mínimo no quedaría congelado a lo largo del 2021 y urgen a cumplir con dicha promesa «de forma inmediata».






Fuente