El Gobierno analizará los peligros de los operadores 5G y realizará una lista periódica de suministradores de bajo, medio y prominente riesgo basado en la que se establecerán limitaciones para el despliegue de la red. Entre las características que examinará el Ejecutivo recalca la injerencia de Gobiernos extranjeros en compañías como Huawei, Nokia o Ericsson.

De este modo se desprende del Anteproyecto de Ley de Ciberseguridad 5G, presentado este lunes en consulta pública y que establece los requisitos de seguridad específicos para el despliegue y explotación de las redes de la novedosa generación de telefonía móvil inteligente. Se trata de un marco general, armonizado con Europa, que no fija vetos por compañías de forma directa, mas sí unas reglas que si los operadores o bien desarrolladores incumplen podrían eliminarlos de ese despliegue, como avanzó el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Roberto Sánchez.

En concreto, según han adelantado fuentes de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, los operadores deberán efectuar un análisis de riesgo, que enviarán al Ejecutivo para que este realice otro análisis con 2 concretes. Uno técnico en el que se estudiarán características de los sistemas como los servicios, arquitectura de la red o la garantía de suministro y otro de riesgos externos como la estructura de la sociedad o la capacidad de injerencia de un Gobierno extranjero en esa empresa, según fuentes del departamento.

Estos análisis afectarán a compañias como Nokia, Ericsson o la polémica Huawei, acusada por Estados Unidos de ayudar al Gobierno chino en sus tareas de espionaje.

A partir de esa evaluación, el Consejo de Ministros a iniciativa del Ministerio de Temas Económicos elaborará una lista de operadores de bajo, medio y alto peligro que estarán sometidos a restricciones en base al grado de exposición al riesgo en las diferentes partes de la red. Esto necesitará asimismo de un informe del Consejo de Seguridad Nacional.

El Ejecutivo prevé aprobar este anteproyecto de Ley de Ciberseguridad 5G en torno al verano de 2021 y a partir de entonces se pondría en marcha la elaboración de esta lista.

Además, el anteproyecto también obliga a las empresas de telecomunicaciones a “diversificar” suministradores para evadir la dependencia de una sola compañía en el despliegue y con limitaciones para los proveedores calificados de prominente riesgo. E tiene dentro otros instrumentos tales como medidas de acompañamiento en temas de I+D para redes y servicios 5G y de impulso a la interoperabilidad y estandarización; requisitos para la puesta en el mercado de plataformas y dispositivos de acceso a la red 5G; y facultades para imponer obligaciones y requisitos en la compra pública de redes y servicios que hagan uso de 5G.






Fuente