El Gobierno ha afirmado que Iberia está cumpliendo la plan de actuación planteada para el «total dominio a la normativa comunitaria en términos de control y propiedad», por lo que no hay hoy día «ninguna preocupación» sobre si va a poder proseguir volando como compañía aérea de la UE.

«La plan de actuación se marcha cumpliendo», reconoció la asesora de Estado de Comercio, Xiana Méndez, este miércoles en la rueda de prensa para valorar el acuerdo comercial y de cooperación suscrito entre la Unión Europea y el Reino Unido, que regirá de forma provisional las relaciones entre ambas partes desde el próximo 1 de enero.

«Todos perdemos, de alguna forma, con el Brexit», admitió Méndez. Sin embargo, según su análisis «hay campos que tienen la posibilidad de sentirse más relajados», ya que los términos del acuerdo han incorporado garantías próximas a la situación previa al Brexit. Es la situacion de las mercancías generalmente y, particularmente, de los artículos químicos y farmacéuticos, de la agricultura, del automóvil y de otros artículos integrados en cadenas de valor transnacionales. En todos estas situaciones se ha logrado «asegurar unas buenas condiciones», según Xiana Méndez. En el caso de los servicios, no obstante, el acuerdo alcanzado «no es tan ambicioso y es quizá donde más se pierde», afirmó la secretaria de Estado.

Aerolíneas

Tanto Iberia como Vueling, compañías aéreas españolas pertenecientes al ‘holding’ IAG, presentaron a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), organismo adscrito al Ministerio de Promuevo, sus propios proyectos de contingencia frente a un escenario de ‘Brexit’ duro en el mes de abril de 2019. Fuentes de la compañía aseguran a Europa Press que ese plan está aceptado por el Gobierno, aunque evitan dar detalles específicos de su contenido.

Por la composición de la propiedad de IAG, el Ejecutivo comunitario tenía inquietudes de que Iberia cumpliera tras el Brexit con las demandas de control y propiedad mayoritariamente de españa.

En la práctica, ello piensa que las compañías aéreas que dejen de ser mayoritariamente europeas no podrán operar vuelos dentro de la Unión Europea, como sendas entre Madrid y Barna o bien entre Madrid y Bruselas, pero sí enlaces entre Reino Unido y un destino en la UE.

No obstante, tanto el Gobierno como la compañía afirman que Iberia está cumpliendo con la «plan de actuación» y que podrá proseguir operando.

Falta de ambición en el ámbito de los servicios

El Gobierno de España valora de forma positiva el acuerdo entre el Reino Unido y la UE, sin embargo, ha lamentado la falta de ambición en el campo de los servicios, dentro de los que se encuentran el turismo y el transporte.

En concreto, sobre este ámbito, el acuerdo alcanzado «no es tan ambicioso y es quizá donde más se pierde», ha aprobado Méndez al indicar el peso particularmente significativo de estos en la balanza comercial española con Reino Unido, algo que ha atribuido al «bajo nivel de ambición» británico sobre esto desde un comienzo, si bien sí se agregaron cláusulas ambiciosas para algunos servicios que son de interés de España, como telecomunicaciones, transportes o bien servicios financieros, legales o bien medioambientales.

«Habríamos querido un mayor grado de ambición», ha reconocido la secretaria de Estado de Comercio, quien ha subrayado que «va a tener más encontronazo para las compañías británicas».

En este sentido, ha relevante positivamente que el acuerdo con Reino Unido recoja un grado de ambición más alto respecto de otros pactos como los suscritos por la UE con Japón o Canadá en materia de movimientos intraempresariales y desplazamientos y movilidad de expertos, lo que resulta de interés para las compañías españolas.






Fuente