Algo falla en los requisitos para entrar a las ayudas que el Ayuntamiento de Badajoz aprobó a finales de junio destinadas a las familias en situación de puerta de inseguridad social perjudicadas por la crisis del covid (llamadas Ayuecos), porque el fondo pensado, 1.016.000 eros, no se marcha a agotar, parece ser, ni de lejos, más allá de que las necesidades hay.

Estas ayudas económicas extraordinarias se pueden pedir desde el 6 de julio y están destinadas a agradar pretenciones básicas como nutrición, limpieza, higiene, además de los recursos de agua, luz y gas y tratamientos farmacológicos, desplazamientos por fundamentos médicos, hosting alternativo temporal, tal como a cubrir el alquiler y la hipoteca y para enfrentar el precaución de pequeños y personas dependientes. Tienen que ser costos surgidos como consecuencia de la crisis sanitaria causada por el covid.

El período de presentación de solicitudes termina esta semana, el 15 de noviembre. Este diario preguntó ayer al concejal de Servicios Sociales, Antonio Cavacasillas, sobre el porcentaje que se ha concedido del presupuesto designado a estas ayudas. El concejal solo apuntó que va a hacer cómputo en el momento en que se cierre el plazo. Pero todo indica que el fondo no solo no se va a agotar, sino va a quedar un sobrante sustancial, pues Cavacasillas ya se expone qué hacer con este dinero. Según avanzó, se podría asignar a otra línea: las ayudas para abonar suministros mínimos vitales (agua, luz y gas, denominadas Sumivi), que se surten de una subvención de la Junta de Extremadura y que, éstas sí, se han quedado cortas, más que en años anteriores. La dotación de las Simivi en su última convocatoria fue de 256.375 euros y el plazo de solicitud también acaba el próximo 15.

El concejal el IMSS reconoció que el comienzo de las Ayuecos fue «lentísimo», con un porcentaje «muy bajo» de solicitudes, ya que aguardaban considerablemente más, dados los inconvenientes económicos y sociales de varios hogares de la región y eso a pesar del empeño en informar de la presencia de estas ayudas. De esta forma, según ha dicho, en las últimas semanas han insistido por medio de las asociaciones de vecinos sobre la existencia de estas ayudas y aseguró que la demanda en estos días fué «fundamental», tanta que en el IMSS tuvieron que realizar «un esfuerzo» para adelantar citas y así hacer más ágil el proceso. Hasta la próxima semana no concretará nada y no se va a conocer si por último este dinero llega a las familias que lo necesitan. En cualquier caso, Cavacasillas sí avanzó que como la línea para suministros de mínimos vitales ha tenido más demanda que en anteriores convocatorias, las partidas de Ayuecos que no se gasten se sumarán a este fondo, porque ahora prevén que la cuantía sosprechada con la subvención de la Junta de Extremadura se quedará corta.

El municipio sabe desde hace tiempo que las Ayuecos no estaban teniendo la respuesta para las que fueron concebidas. El 30 de septiembre, dos meses después de que se abriese el período para lograr solicitarlas, el propio Cavacasillas notificó, a preguntas de la prensa, de que a lo largo de todo ese tiempo el IMSS solo había concedido menos del 3% del presupuesto sosprechado y había recibido 90 peticiones, una cifra que ya entonces reconoció que era baja, ya que las expectativas cuando estas ayudas se presentaron eran que podrían quedarse cortas.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí