Menos de 24 horas ha tardado el colegio de médicos de Cáceres en concluir que los sanitarios que se contagiaron en un acto popular «no han cometido acciones que logren ser censurables y mucho menos punibles». En un comunicado de su junta directiva hecho público este martes se afirma que “en ningún momento sobrepasaron el número de comensales sugerido por las autoridades sanitarias –un máximo de seis-». Y se añade que «además de esto sostuvieron las medidas pertinentes”. No habrá expedientes para los facultativos.

El pasado lunes el presidente del colegio, Carlos Arjona, manifestó que había que saber si los sanitarios inficionados “estaban todos juntos o bien por separado”. Tras recabar los datos se tendría que decidir por una comisión deontológica del instituto si se les expedientaba. Tras lo comunicado este martes, no va a haber expediente para ninguno.

Las primeras informaciones apuntaban a que diez médicos se habían contagiado de coronavirus con ocasión de un brote de origen popular y no laboral, según se confirmó el pasado domingo por parte de la Consejería de Sanidad. «Una vez llevadas a cabo las pruebas PTC han dado positivo diez médicos y una enfermera, de ellos siete son habitantes y tres son adjuntos, el otro positivo del brote no es sanitario», según se explicó desde la consejería, además de esto Sanidad especificó que estas bajas «no están afectando a la organización del hospital ni a la asistencia a pacientes».

Según comentó Arjona el lunes, los damnificados habían informado al colegio que se reunieron en dos grupos por separado y que en ninguno de los encuentros hubo más de seis personas. En su comunicado de este martes, la junta directiva del colegio ya no alude a si hubo uno o bien más encuentros en los que se contagiaron los facultativos, solo diríase que «no es cierto que permanezca un número tan elevado de médicos afectados en este foco ni que afectara al servicio de Anestesiología (este diario ya precisó que no eran de esta especialidad los médicos de este brote)». Y se añade en el párrafo final que enfocar «todo el inconveniente surgido a una simple reunión social de varios compañeros nos se ve poco más que arbitrario».

Lo que hace la junta directiva es salir en defensa de sus profesionales: no hubo más de seis personas en esas reuniones sociales ni se cometieron acciones censurables, aunque tampoco señala cuántos expertos se pudieron contagiar en este brote, lo único que se da a entender es que son menos de diez. Lo que sí acepta el instituto es que «hay más médicos del complejo hospitalario de Cáceres con covid-19, mas no tienen nada que ver con este foco proclamado, y más bien tiene relación con el contagio a lo largo del avance de su actividad profesional».

Desde el instituto se insiste en que el colectivo médico «es un personal muy expuesto al coronavirus durante su actividad laboral» y que las medidas de protección «dejan bastante que querer», precisando que «muchas veces los médicos son convivientes en exactamente el mismo piso por lo cual los probables contactos son altamente probables frente a un contagio». Sobre esta última situación, el instituto no aclara en el comunicado si o sea lo que ha sucedido con el brote investigado por el acto social.

Noticias relacionadas





Fuente