Desde el instante en que los Reyes Magos dejaron una pala de pádel bajo el árbol pasaron muchos años, mas Javier Rodríguez (Cáceres, 31 de enero de 1998) sigue sintiendo la misma pasión que aquel niño. «Tendría 7 u 8 años», recuerda él, que en este momento, con 22, ha hecho de este deporte su historia: juega profesionalmente en el World Padel Tour y enseña a esos que desean hacer mejor.

El deporte le llevó lejos de casa, aunque jamás deja de tener presentes sus raíces. «Siempre que logre voy a seguir disputando los campeonatos extremeños», afirma. En este 2020 ha sido, junto a Jorge Señorán, subcampeón de Extremadura y el año próximo lo volverá a intentar para llegar a lo más prominente.

Mas el pádel le llevó a La capital de españa, «donde están el 70-80% de los más destacados jugadores de todo el mundo y asimismo los más destacados entrenadores». Es la apuesta, y el valor, por intentar triunfar, por gozar al límite de lo que más le gusta. Y en el 2020, a pesar de la múltiples adversidades, lo consiguió. Fué su primer año terminado, o terminado, en el más destacable circuito del mundo, el World Padel Tour.

Se ha perdido 2 pruebas, la primera, Marbella y Menorca. El resto las ha jugado todas, con una lógica evolución de menos a más y quedándose a las puertas del cuadro final en el último torneo del año, en Las Rozas.

Era su primera aparición en la ronda de previas, pues su territorio recurrente eran las pre-previas. El sistema, y o sea una queja recurrente en el circuito, está concebido para los players de arriba, del cuadro final. «En este momento están entrando más jóvenes, mas no es sencillo que se baje de ahí el que transporta muchos años», afirma este cacereño.

«Para mí el balance del año en curso siempre será positivo, porque lo que busco es medrar, curtirme. Hay gente que es interminablemente mejor que yo, que lo único que hago es trabajar con humildad y entrenar bien».

El madrileño Adrián Ronco es su compañero y salvo cambio de última hora volverá a serlo en el 2021. Eso sí, ámbas primeras pruebas no ha podido disputarlas con él («juntos no teníamos suficientes puntos ni para entrar en pre-previas») y tampoco Cerdeña, que la jugó con el también extremeño Jorge Señorán.

«No hay muchas parejas que se mantengan juntas toda la temporada en los escenarios en los que estamos. Mas me han enseñado en la academia (M3) que hay que hacer un emprendimiento. Y es así, haciendo un trabajo, como en algún momento llegan los desenlaces», dice Rodríguez, que, alén de continuar mejorando, no desea marcarse objetivos para el 2021. «Hacer mejor día a día, llevar a cabo más anteriores, ganar más partidos. Si te pones una meta vas presionado a los campeonatos y en ocasiones eso no es bueno».

Entrenar con los más destacados

A la larga es la mentalidad de este cacereño asentado en Madrid, donde comparte entrenamientos con los número uno de todo el mundo, Juan Lebrón y Ale Galán («estar en La capital de españa me deja trabajar con los más destacados»). Compatibiliza sus entrenos (más de tres horas del día a día) con las clases que imparte en Mas4padel a otros que desean hacer mejor. «Los patrocinadores ayudan mucho, pero hay que completar los ingresos». El camino al éxito no es económico. Cualquier día le agradaría poder dejar las clases y centrarse solo en entrenar y jugar. Sabe que para eso necesita seguir mejorando.

Su ídolo es Juan Martín Díaz (embajador del club en el que da clases), pero en el que siempre se ha fijado el Fernando Belasteguín. «No es un jugador increíble, pero sí muy recurrente. En este momento asimismo me fijo mucho en Juan [Lebrón] y Ale [Galán], que son los mejores del mundo y asimismo mis amigos. Mi propósito es estar físicamente como ellos», una faceta donde asegura que ha mejorado bastante en los últimos tiempos. «Mi fuerte siempre fué el ataque, pero este año he mejorado mucho en defensa y físicamente. Lo que debo llevar a cabo es mantener mis puntos fuertes y hacer mejor el resto». Ese es el sendero que se ha marcado para proseguir evolucionando, con exactamente la misma ilusión de un niño, en el 2021.






Fuente