A pesar de haber cerrado las puertas en este momento, el teatro López de Ayala de Badajoz tiene programación durante todo el año. Ayer la junta directiva del consorcio que perfila su funcionamiento y aprobó el presupuesto anual para 2021 y los lineamientos generales de planificación, con 187 actividades.

Quedan por añadir las de la terraza, como las proyecciones de cine de verano, por tanto serían unos 200, según explicó el director de teatro, Miguel Murillo.

El directivo reconoció que el planteamiento de López para recuperar su negocio es optimista, pues según el informe de 2020, a pesar del encierro que inició en marzo y que la programación no se reanudó hasta junio, con capacidad reducida, ofreció 106 actividades con 36.000 espectadores, «que es una cifra altísima», solo para enero y febrero y desde junio hasta fin de año.

El desarrollo del programa 2021 dependerá de la evolución de la pandemia. Murillo admitió que todo lo programado para enero y febrero, hasta marzo, «está un poco suspendido» y, de hecho, lo anunciado este mes ya fue reprogramado para una fecha posterior, pero no ha sido suspendido. “Es un fenómeno curioso que está pasando muy interesante y es que las empresas y artistas, en lugar de cancelar definitivamente, están pidiendo una fecha posterior y eso nos hace optimistas”, dice.

En febrero vuelve el teatro escolar con tres funciones de Transeduca y dos de Regenta Teatro y, en marzo, la Banda Municipal de Música comenzará a ofrecer conciertos, incluidos los educativos, los días 1 y 4. En ese momento «todo debe estar muy claro»

Solo en el teatro, están previstas 50 representaciones este año. Entre ellos se encuentran los del Teatro Familia, suspendidos por la pandemia, como «Payasos bailadores», «El Principato» y «Antón y Simón, carteros de profesión». María Luisa Merlo subirá al escenario con «Smart Lies»; «Galdós enamorado», con Emilio Gutiérrez Caba y María José Goyanes; Pepe Sacristán con «Dama de rojo sobre fondo gris», «Esperando a Godot» con Pepe Viyuela; «Tito Andrónico» del Teatro del Noctámbulo; «El abrazo» con María Galiana o «Blablacoche» con Pablo Carbonell y Víctor Ullate.

A estas obras hay que añadir las de la 44ª edición del Festival Internacional de Teatro de Badajoz, que el año pasado pudo celebrarse en octubre «y este año también lo esperamos». Como novedad, por primera vez en la historia de López, se adelantarán cuatro funciones subvencionadas con ayudas a la producción que el Ayuntamiento convocó el año pasado con 75.000 euros para empresas. Serán «Lo que debemos», de Cómico Crónicos Producciones; teatro de calle con «El circo de la vida» de Teatrapo Producciones, «La Vaca» de Samarkanda Teatro y «El tiovivo» de La Escalera de Tijera y Z Teatro.
En cuanto a la música, «hay grandes nombres» como Anni B Sweet, con concierto programado para febrero, pero Murillo ya estima que se pospondrá, Zenet, Los Secretos, María Toledo, La Cuarto Roja, El Kanka, Antílopez, Los Chicos del Coro con Montserrat Martí Caballé, Sidonie, Carolina Durante, Pasión Vega (que pospuso su concierto), el grupo brasileño Mayumaná y “los flamencos de siempre”, como Jesús Ortega. También estarán el Festival Ibérico de Música, el Festival Internacional de Jazz y el Festival de Flamenco y Fado, cuyo cartel desde el año pasado se ha trasladado a julio de 2021 con Diego El Cigala, Miguel Poveda y Rocío Márquez.

Murillo recuerda que se mantendrán las medidas de control y capacidad, reducidas al 50%, que tenían su traducción en el presupuesto, también aprobado ayer, que para este año es de 1.100.500 euros, (el de 2020 fue 1.230.000 euros). Hubo que reforzar la plantilla dedicada al control (12.000 euros más). Al mismo tiempo, al reducir la capacidad, se bajan los ingresos y también se da espacio para actividades en taquilla, porque en lugar de 900 euros, López ahora cobra alrededor de 300 euros. Sin embargo, los contratos permanecen. Otra prueba más para el optimismo.

.