La directiva del Mérida ha pedido disculpas públicas por la celebración de ciertos de sus jugadores con los aficionados del gol que le dio la victoria en el derbi frente al Badajoz este domingo (1-0).

Esta celebración, que supuso el incumplimiento de las cuestiones de inseguridad establecidas ante la pandemia, se produjo instantes después de que el equipo emeritense, por mediación de Dani García, marcara el gol de la victoria en el minuto 56 del acercamiento.

«Si bien este hecho no posee justificación alguna, desde el club hemos tomado medidas a fin de que no se repita y vamos a seguir poniendo nuestro máximo empeño, como viene ocurriendo a lo largo de la presente temporada, a fin de que todo discurra con la máxima seguridad», ha movido el club emeritense a través de un aviso.

En este sentido, han recalcado que el club cumple de forma «muy estricta» con el protocolo de seguridad establecido por la Federación Española de Fútbol antes, durante y tras los partidos.

Entonces, según añaden, «lo ocurrido el pasado domingo hablamos de un hecho apartado y puntual producido debido a la euforia actualmente, siendo este un partido muy concreto», en referencia al derbi de máxima rivalidad contra el Badajoz.

Según han expuesto, fue «un acto sin mala fe», el que «no puede empañar» la buena organización y «el ejemplar accionar» de las aficiones, que realizaron correctamente la entrada al estadio de forma escalonada, la utilización de máscaras y geles hidroalcohólicos y respetaron la distancia de seguridad.

El Estadio De roma José Fouto «ha sido, es y va a ser un lugar seguro para todos los aficionados, jugadores y trabajadores y trataremos de continuar dando ejemplo para asegurar la práctica del fútbol con aficionados en las gradas», según agregan. 






Fuente