El Museo de Hermosas Artes de Badajoz (Muba), exhibe al público el desarrollo de restauración del cuadro ‘La Piedad’, de Luis Morales, en la salón de exposiciones temporales, con ingreso por Francisco Pizarro. La obra es de la compilación particular Cruz Villalón, que pasa enriquecer los fondos de la pinacoteca, según el propio museo.

Se trata de una adquisición importante que cubre una laguna de la colección, que no contaba con ningún cuadro del pintor, solo con dos trabajos de seguidores del maestro que tenía taller en Badajoz. Teresa Rodríguez, directiva del Muba, recuerda que su vivienda en la época de su mayor esplendor, estaba en la calle antes Hernando Becerra y el día de hoy Meléndez Valdés, donde el día de hoy está uno de las edificaciones del museo.

La obra conseguida es de una de las costumbres de la producción del artista como son las tablas de devoción que se corresponde, en palabras de la conservadora del Prado, Leticia Ruiz, con «el mejor Morales», y que destinadas al empleo en privado fueron las que mayor prestigio dieron a su taller.

‘La Piedad’ del Muba se data hacia 1565, cercana a otras representaciones del mismo tema como la del Bellas Artes de Bilbao, la de la Almudena de La capital española, o bien la de Málaga, de la Colección Villar-Mir. Mas la parte requería una investigación técnico y una restauración que pusiera en valor sus calidades. Rodríguez explica que viajó a La capital española, en el mes de noviembre de 2019 para realizar el estudio técnico y analítico por la empresa I&R, que serviría de base para la restauración de marzo a junio pasados, por María Antonia López de Asiaín, restauradora del Prado.

La intervención ha sacado a la luz el color original oculto bajo varias capas de barniz y ha eliminado repintes insignificantes. Ha recuperado el sfumato de los contornos, las veladuras peculiaridades de Morales, la representación escultórica de los paños, incisiones como las del nimbo de la Virgen y las frágiles pinceladas de la barba de Cristo y de las pestañitas de las dos figuras. Se han descubierto detalles como la corona tipo fuente sobre el Cristo, gotas de sangre que estaban ocultas, la maestría del dibujo previo apreciable en numerosos puntos, e incluso las huellas de sus manos.

Para exhibir el proceso de restauración de esta parte de enorme valor dentro de la colección del Muba, la exposición se enfoca en el trabajo llevado a cabo que desvela los elementos y la metodología de la pintura de Morales y del suyo.






Fuente