Un último paso frente al notario para constituirse como entidad jurídica es el que queda a fin de que sea una realidad en Badajoz el Museo Extremeño para la Ciencia y la Tecnología, un proyecto que surgió hace más de 20 año por empeño de profesores universitarios en el seno de la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Solo está pendiente de la firma de la diputación y del ayuntamiento para poder constituir notarialmente los estatutos de la fundación de parte de todas las partes que la tienen dentro, con el fondo fundacional estipulado. Un paso además de esto importante para que la idea logre conseguir ayudas para ponerse en marcha.

El año que acaba, el proyecto ha estado bloqueado porque la regla del gasto ha impedido que la diputación como el ayuntamiento realicen su aportación para constituir la fundación, privada con participación pública. No tienen la posibilidad de firmar hasta que entre el 2021, en el momento en que el Gobierno central deja dejar en libertad ese dinero, pues este año estaban limitados, con lo cual no pudieron comprometerse ni firmar.

La fundación está dentro por el ayuntamiento, la diputación, la Universidad de Extremadura, la Económica, Juvenex y Caja Rural de Extremadura. Alfredo Álvarez y Lorenzo Blanco, integrantes de la comisión para la creación de este museo, comentan que han enviado un correo a ambas gestiones.

La diputación ha contestado que lo reanudará y firmará. Blanco apunta que en realidad el compromiso firme existe y en verdad esta aportación económica inclusive podría postergarse, porque con lo que pusieron sobre la mesa el resto de los integrantes se alcanza el mínimo que exige la ley para lograr constituir formalmente la fundación. Bastaría por tanto con el deber del pago sencillamente de las dos gestiones.

Hay que tomar en cuenta que estas aportaciones constituyen el fondo fundacional, que es imposible utilizar para el desempeño, para lo que deberían asistir a convocatorias de ayudas que ya tienen a la vista, tanto de entidades públicas como privadas. Blanco señala que a partir de que se constituya la fundación, se incorporarán compañias privadas (cuyas aportaciones desgravan). La contrapartida sería «un escaparate» en el museo, como hacen las compañías eléctricas. Entre los proyectos que contempla están los catalogados paseos matemáticos y de ciencia, con poliedros regulares, una estación meteorológica y un reloj de sol y ahora contaban con varias compañias que estaban prestas a financiarlos, en lugar de que su patrocinio aparezca en la etiqueta gráfica.

Mas todo lo mencionado de momento les está vedado porque «no somos nada, no tenemos entidad», remarca Alfredo Álvarez. Blanco, por su parte, señala que si la diputación y el municipio firman, la fundación se puede constituir en el primer mes del año o febrero y ya tienen suficientes iniciativas en el cajón para echar a caminar a buen ritmo.

El museo va a tener 3D: un espacio físico como sede administrativa (con el que aún no cuenta), virtual y la localidad como espacio expositivo.

Entre las primeras actuaciones, al hilo de los proyectos ahora anunciados, sería regresar a ponerse en contacto con la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), que financia la colocación de relojes de sol en el parque de la margen derecha. El proyecto ya se encontraba confeccionado. Además, hay dos trabajos fin de grado de Ingeniería Industrial en la Uex para rehabilitar la Factoría de la Luz, que podría convertirse en una central eléctrica y centro de interpretación. Asimismo tienen preparadas exposiciones, como la que ha estado en el Museo Etnográfico de Olivenza. Cuentan asimismo con compromisos de donaciones de materiales (ya tienen acordada una de puzzles pitagóricos), que el museo no puede recepcionar porque aún no existe.






Fuente