Eran pocos los expositores, mas merecía la pena darse una vuelta ayer por el Pasaje de San Juan de Badajoz para comprender lo que ofrecían la doce de puestos que participaron en el mercado de novedades ordenado por la Concejalía de Comercio, en el programa ‘Vive el Otoño’. Los comerciantes enseñaron sus proposiciones más autenticos, distintas y cargadas de estilo y buen gusto, desde ropa a joyas y complementos, para ofrecer brillo a un espacio que está recobrando su sitio en la ciudad y que sirve de escaparate a todos esos a los que acoge.

La idea pretendía ser «un canal de venta para echar un mano al área», comentó allí mismo el concejal de Comercio, Ignacio Gragera. «Lo bueno del pasaje es que nos da la independencia de poder cederles de forma gratuita un espacio de promoción y de venta, y si no te cuesta dinero, lo único que te costará es tiempo y es un escaparate más», comentó. Y todo ello más allá de las limitaciones sanitarias que impone la pandemia y las climatológicas que añade el otoño.

Raramente, la mayor parte de los expositores no tienen tienda física, con lo que para la convocatoria de ayer era una ocasión para hacerse conocer de cuerpo presente, nunca mejor dicho. Es el caso de Mamen Flores, de la marca Carmela Caramela, que vio en este mercado «una oportunidad de poder enseñar nuestro trabajo a la multitud para que lo puedan tocar en vivo, se lo logren probar».

Esta diseñadora tiene web y como el resto del sector, sus ventas no atraviesan el más destacable momento. Mamen Flores apuesta por una oferta diferente a la que se puede hallar en grandes superficies o bien franquicias. «Aquí todos apoyamos el comercio local y es una ocasión». Carmela Caramela no tiene tienda física porque genera muchos costos y porque el área se está desviando hacia la opción online. «Creímos que la forma de comenzar era esta para no tener tanta inversión para ofrecer nuestro trabajo».

Juan Carlos Díaz Gutiérrez representa la marca Pangea, con la que denomina sus originales joyas que confecciona desde flores secas, pétalos y semillas con resina cristalizada. Todas sus creaciones son artesanales, hechas a mano y únicas. Son piezas que no se tienen la posibilidad de repetir. Su última creación, que está teniendo muy éxito, es un colgante en forma de clítoris. No posee tienda física ni tampoco web porque sus diseños son exclusivos y vende mediante las redes sociales. De ahí que, este mercado «nos viene bien para que la gente nos conozca».

Además Mymuky tiene de forma exclusiva tienda virtual, enfocada al principio en joyas de plata y bañadas en oro, que después se amplió con ropa de marcas no muy conocidas. Su responsable, Guadalupe Bermejo, participó en alguna otra convocatoria semejante y ayer se plantó en el pasaje de San Juan «porque tal como está la situación las ventas han disminuido bastante, estas actividades siempre te dan visibilidad y es una forma de ofrecernos a conocer y vender más». Como los demás, agradeció la idea «porque la gente puede venir y ver tus cosas directamente, para mí es la única ocasión que tengo».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí