Unos 2.000 autónomos y pequeñas y medianas empresas de Badajoz han solicitado las ayudas previstas por el ayuntamiento con el Plan Reactiba para mitigar los efectos de la pandemia, lo que supone que, de concederse todas y cada una, se abonarán subvenciones por un valor de 1,6 millones de euros, de los 3 millones destinados a esta medida. Hasta el viernes, se habían resuelto 736 expedientes. Para el conjunto socialista en el Ayuntamiento de Badajoz, los datos que desprende este cómputo, que realizaron el concejal de Hacienda, Eladio Buzo, y la de Proyectos Estratégicos, Blanca Van a subir, «son altamente decepcionantes» y reflejan «un fracaso de administración en toda regla», según denunció ayer el concejal del PSOE Luis Tirado, acompañado del portavoz del conjunto, Ricardo Cabezas.

Tirado recordó que 2.000 peticiones son menos de la mitad de las 4.700 previstas cuando se presentó el plan. Recordó que desde marzo su grupo estuvo pidiendo ayudas directas a los campos implicados, que ahora en mayo se empezaron a pagar en otras localidades y en el mes de noviembre advirtieron de que se iban a dejar de conceder muchos cientos de euros «por el elevado papeleo» que se ha demandado a los solicitantes, por lo que solicitó que cambiasen los requisitos, como también hicieron varias organizaciones empresariales.

Tirado lamentó que el gobierno municipal carezca de «sentido común» y de «la mínima aptitud de reactivación». Por eso, es el PSOE el que solicita «excusas» a los hombres de negocios «por este fiasco».
Por su lado, Cabezas recordó que ocho meses después de que el alcalde, Francisco Javier Fragoso (el 17 de abril) anunciara un plan para contribuir a los empresarios, aún «no han cobrado un euro», como reconocieron Subirán y Buzo. También recriminó Cabezas a Fragoso que la semana anterior, antes de dar los datos del plan, afirmase que estaba «satisfecho» con su cómputo, más allá de que lo han solicitado la mitad de los hombres de negocios que creían. «Si con l a mitad está satisfecho, es que le importa un pimiento», se quejó, mientras que lamentó la sepa de «autocrítica» en el conjunto de gobierno y se preguntó si nadie va a renunciar.






Fuente