El reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental por parte de Estados Unidos piensa una llamada de atención en la dimensión internacional de un conflicto que permanece completamente atascado en Naciones Unidas. El anuncio del presidente saliente de EEUU, Donald Trump, tomó por sorpresa a la ONU, que lleva décadas ocupándose de la cuestión de la excolonia española y que hasta ahora no fué capaz de romper el bloqueo pese a sus muchas iniciativas.

El Sáhara Occidental figura desde 1965 en la lista de territorios no autónomos y, como consecuencia de la guerra que libraron Marruecos y el Frente Polisario entre 1975 y 1991, es un asunto fijo en la agenda del Consejo de Seguridad, el órgano solicitado de los asuntos de paz y seguridad. El anuncio del mandatario de EEUU, Donald Trump, de admitir la soberanía marroquí sobre el Sáhara deja a Marruecos sumar ya el acompañamiento diplomático de dos «grandes», contando a Francia, mientras que la ONU no consigue sacar al enfrentamiento de una larga década de bloqueo total.

La declaración de Trump, que vino acompañada del anuncio de un próximo consulado estadounidense en la ciudad de Dajla, tomó por sorpresa a propios y extraños, también en Marruecos, pues los apoyos que el país magrebí ha ido sumando pacientemente un año tras otro no se comparan con el espaldarazo de la primera potencia mundial. USA no es el primer país occidental que reconoce la soberanía de Marruecos en el Sáhara, ya que Francia lo realiza abiertamente ya hace décadas, habiéndose transformado en el principal sostén diplomático de Rabat en todos y cada enfrentamiento sobre la cuestión.

Normalización de relaciones

Así, en exactamente la misma línea, Israel se prepara para avanzar rápidamente en la normalización de relaciones con Marruecos. Se estima que el presidente, Benjamín Netanyahu, hable este viernes con el rey Mohamed VI. Mientras que, las compañías aéreas trazan sus planes para abrir rutas y se planea la firma de un acuerdo antes de la salida de Donald Trump.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró este viernes que la relación del Ejecutivo con Marruecos es «increíble» y que el aplazamiento la Asamblea de Prominente Nivel (RAN) no está relacionado con la cuestión del Sáhara Occidental, sino con la pandemia del coronavirus. En rueda de prensa en Bruselas tras la asamblea de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Sánchez ha asegurado que «la relación que tiene el Gobierno de España con Marruecos es increíble» y que había «interés mutuo» por celebrar esa reunión.

«Mas se ha decidido, por la situación epidemiológica, que vamos a aguardar un par de meses más para lograr celebrarla con todas y cada una de las garantías», dijo sobre el postergamiento del acercamiento, que se iba a festejar el 17 de diciembre en Rabat y finalmente se hará en febrero. En cuanto al Sáhara Occidental, Sánchez indicó que la posición del Gobierno de España «es conocida», fundamentada en las resoluciones de ONU y en el respeto a la legalidad en todo el mundo, y que no ha cambiado en los dos años que transporta en Moncloa.

Podemos se expone beligerante con Trump

Podemos ha instado a la red social internacional a dejar su «tibieza» y denunciar los intentos de «atropello y vulneración de la legislación en todo el mundo» que supone, a su juicio, el reconocimiento de Trump de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Además, aseguró que «no es causal» que Marruecos «rompa el fuego precisamente cuando en EEUU hay un vacío de poder» y asimismo ha relacionado que Trump realice este movimiento sobre el Sáhara exactamente el mismo día en que el país magrebí y también Israel anuncian que normalizan relaciones diplomáticas. De este modo se ha manifestado la asesora del área Internacional de Tenemos la posibilidad de, Idoia Villanueva, una vez que Trump ha anunciado este reconocimiento de la soberanía marroquí en la región, al entender que su iniciativa de autonomía es «la única base» para una solución «justa y perdurable» que garantice «la paz y la prosperidad».

«Parece que hay quienes quieren seguir imponiendo situaciones en oposición a la democracia y el derecho internacional», ha relevante la dirigente de la capacitación morada, para enfatizar que Trump ha perdido las elecciones de presidentes «y en estos instantes no habla en nombre de ningún país».

En la misma línea, Izquierda Unida ha mostrado este jueves su «más absoluto rechazo» a la decisión deTrump. «Viva el Sáhara libre!», respondió la formación que dirige el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en las redes sociales.






Fuente