Lo adelantó este diario hace más de un año, en el momento en que publicó en octubre del 2019 que el Municipio de Badajoz proyectaba un nuevo estadio orientado al fútbol femenino, para dar respuesta a las pretensiones del Club Deportivo Santa Teresa, un conjunto de enorme proyección que actualmente juega en Primera Iberdrola, la máxima categoría del fútbol femenino español. Este emprendimiento ahora tiene ubicación y financiación. El municipio edificará estas instalaciones deportivas en Suerte de Saavedra, con los fondos de la estrategia Edusi, que reservan 1 millón de euros para un espacio deportivo y de ocio en esta barriada.

El proyecto contempla un campo de fútbol 11 de césped natural y gradas para 2.000 o 3.000 espectadores precisamente, debajo de las cuales se adecuará un edificio social, a predisposición de los colectivos del barrio. Estas instalaciones deportivas no serán de empleo único del club, sino más bien para todo el entorno «y para la ciudad», remarca Blanca Van a subir, concejala responsable de estos fondos, que por su filosofía (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible y también Que viene dentro) se destinan a actuaciones dirigidas a la integración, la formación y la empleabilidad a través del deporte, en un ámbito desfavorecido.

La parcela donde se situarán estas instalaciones tiene 28.000 m2, de los que se ocupará la mitad, 12.000 metros aproximadamente, según enseña el concejal de Deportes, Juancho Pérez. El lote designado es de titularidad municipal y está al lado del colegio Manuel Pacheco.

La dirección es Juan de Ávalos, número 4. El suelo tiene uso deportivo, con lo que no necesita ninguna modificación. El próximo paso será que el Ministerio de Hacienda dé el visto bueno y sacarlo a licitación, enseña Subirán.

Fue el alcalde, Francisco Javier Fragoso, quien durante la rueda de prensa convocada con motivo del convenio de cesión del estado del Nuevo Vivero al CD Badajoz, adelantó que existe ahora un proyecto de una instalación deportiva en Suerte de Saavedra «en un medio plazo», que responde a las pretensiones del equipo de fútbol femenino, que ahora recibe a sus oponentes en el Viejo Vivero. Pero el problema de este campo de fútbol 11 es que está dividido en 2 de fútbol 7 y las rayas distorsionan las retransmisiones de los partidos en televisión. La sustitución del césped artificial de este campo ya está licitación. Pero será una solución provisional, mientras se construye la nueva instalación.

Tener un campo de fútbol con césped natural es una condición de la liga donde participa el Santa Teresa, que es el máximo gerente del deporte en Badajoz, porque es el único conjunto que está en su categoría absoluta. «Estamos muy interesados en que el deporte femenino crezca, es una necesidad popular en toda España, no solo en Badajoz», remarca el concejal de Deportes. Tras el convenio de cesión con el CD Badajoz, el municipio apuesta por ofrecer asimismo un paso para el avance del club Santa Teresa, que va a poder disponer de su campo.






Fuente