El Sevilla se impuso por 1-3 al Rennes en la remata jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, un partido sin trascendencia deportiva pues el conjunto galo ahora era cuarto del grupo y sin poder reengancharse la Liga Europa y el español segundo con el pase a los octavos asegurado.

Para los de Julen Lopetegui supuso romper una racha de 2 derrotas y esperar a un nuevo contrincante europeo con un buen gusto de boca.

El conjunto andaluz estuvo muy efectivo en esta ocasión frente a la misión rival con tres tantos, uno de Jules Koundé y 2 de Youssef En-Nesyri, y asimismo rompió otra racha de 2 encuentros sin marcar.

Pese al mal resultado que le dio a Julen Lopetegui los numerosos cambios que efectuó la pasada semana en la visita al Sánchez Pizjuán del Chelsea, que asimismo con su segunda unidad goleó con un rotundo 0-4, el técnico guipuzcoano volvió a poner una alineación titular en Rennes con players menos habituales, hasta siete novedades en relación al partido del sábado frente al Real Madrid (0-1).

Administración de recursos, según Lopetegui

Lopetegui ya apuntó en las previas de este partido de que no le gustaba charlar de rotaciones y sí de gestión de los recursos de una plantilla que descansó muy poco este verano y que desde ese momento ha competido al límite nivel cada tres o bien cuatro días y que así proseguirá lo que queda de diciembre y también en la entrada del nuevo año.

Esta vez muchas bajas fueron por mermas físicas, como las de Jesús Navas, Sergio Escudero, el argentino Marcos Acuña, Munir El Haddadi y el meta checo Tomas Vaclík, más la del sancionado Joan Jordán.

El entrenador del Rennes, Julien Stephan, asimismo con numerosas bajas por lesión, en esta ocasión sí ha podido contar con el exsevillista Steven Nzonzi y la joven promesa Eduardo Camavinga, que no jugaron en Sevilla en la segunda jornada de esta fase de conjuntos (1-0) por sanción y lesión, respectivamente.

Desde los dos clubes se trasladó que este partido, sin nada en juego en lo deportivo, serviría para recobrar experiencias tras los últimos tropezón e incluso por el interés económico que da una victoria en el máximo torneo continental.

Desde el arranque, el que pareció haber asimilado mejor ese alegato fue el equipo francés, que apretó, tomó el control del balón e inclusive el delantero senegalés M’Baye Niang se plantó en varias oportunidades con riesgo frente al misión marroquí Yassine Bono.

El Sevilla tuvo inconvenientes para quitarse la presión adelantada del rival y salir con fluidez hacia el área de Rennes, sin que aparecieran en ese arranque por los extremos Suso Fernández y el marroquí Oussama Idrissi ni por el centro Óliver Torres y el croata Iván Rakitic.

Esforzado En-Nesyri

El marroquí En-Nesyri, este martes el delantero sevillista, trabajó bastante para recibir balones y a los veinte minutos disfrutó de un remate de cabeza que fue el primer intento visitante, pero la auténtica oportunidad clara fue otra vez de Niang, al borde de la media hora, y la parada de Bono evitó el tanto.

El Sevilla tuvo pero la posesión de acuerdo avanzó el partido, si bien las oportunidades fueron del Rennes hasta que el central francés del conjunto andaluz Jules Koundé, reconvertido en este partido de lateral derecho, conectó un certero remate al salir de un córner que sí abrió el marcador y del lado visitante.

El 0-1 motivó un cambio radical en la dinámica del partido, porque el último cuarto de hora de la primera parte fue de dominio total del Sevilla, ahora con buenas circulaciones y con llegadas con intensión al área contrincante, hasta el punto de que en la prolongación En-Nesyri puso el segundo con un magnífico cabezazo tras un gran pase de Óliver Torres.

En la segunda parte el Sevilla deseó mantener el impulso que cogió en la primera y tener la posesión del balón ante un contrincante que no tuvo pero remedio que redoblar esfuerzos para intentar meterse en el partido, con lo que el partido estuvo abierto aunque con la formación local con pero vocación ofensiva.

El Rennes entró en la recta fina del choque con méritos para acortar la diferencia en el marcador, en acciones de Georginio Rutter, Hamar Traoré o Jeremy Doku pero Bono lo impidió y, como en la sección primera, una apartada acción sevillista a la contra supuso el 0-3, obra otra vez de En-Nesyri.

No obstante, el premio a la insistencia llegó para la formación bretona con un penalti del brasileño Diego Carlos a Camavinga que convirtió Rutter ya en los últimos minutos del choque.

– Ficha técnica:

1 – Stade de Rennes: Salin; Traoré, Soppy, Da Silva (Aguerd, m.70), Maouassa (Truffert, m.79); Camavinga, Nzonzi, Grenier (Tait, m.79), Dalbert; Doku (Gboho, m.79) y Niang (Rutter, m.70).

3 – Sevilla: Bono; Koundé, Sergi Gómez (Fernando, m.76), Diego Carlos, Rekik; Óliver Torres (Franco Vázquez, m.83), Gudelj, Rakitic; Suso (Óscar Rodríguez, m.76), En-Nesyri (Carlos Fernández, m.83) e Idrissi (Ocampos, m.72).

Goles: 0-1, M.32: Koundé. 0-2, M.47+: En-Nesyri. 0-3, M.81: En-Nesyri. 1-3, M.86: Rutter, de penalti.

Árbitro: Bartosz Frankowski (Polonia). Reprendió a los locales Traoré (m.23), Grenier (m.45), Da Silva (m.62) y Soppy (m.72) y a los visitantes En-Nesyri (m.23) y Rekik (m.50).

Incidencias: Partido de la sexta y última jornada en el grupo E de la Liga de Vencedores disputado y también el estadio Roazhon Park. Sin público.






Fuente